Culpables

Golfos

Busca esa cosa

Cargando...

Filmografia

Parque Temático

Visionarios

Así es terrícolas, le hemos pegado un buen repaso a la web de la serie de animación 3D online COSMO TRIP, todo un universo de nuevos contenidos (entre otros su propio facebook, podcast, Cosmo Fans, descargas gratis etc...) y el estreno mundial del ¡EPISODIO 03! Os invito a todos/s a bichear a placer, simplemente pinchando en el careto de este "petit cabrón" intergaláctico.


Y próximamente, una jugosa tienda online con todo tipo de artículos absurdos que no podreis dejar de desear irracionalmente...

EQUINOX / EEUU / 1967-1969
Inenarrable como pocas, EQUINOX es una serie Z ignota hasta hace poco, una auténtica rareza mundial que la prestigiosa distribuidora Criterion recientemente desempolvó del más pestilente sótano y... vaya tela amigos. A primera vista, sobre todo si estás completamente ebrio, la mejor manera de ver esta película,  EQUINOX no destaca en nada de otros efluvios tóxicos de la época (hablamos de mediados de los 60), pero garantiza risas y eructos por doquier. Cuando se junta un alarmante amateurismo (siendo buenos), por no hablar de total incompetencia (siendo realistas), con ideas delirantes y una total falta de vergüenza, suele dar resultados como este, a saber: al terminar los créditos, bastante potables, el título de la peli nos ataca con efectos estroboscópicos. Si logramos evitar el ataque de epilepsia, ya no hay vuelta atrás, pues un tipo con tupé y calcetines blancos corre aterrorizado por un bosque más bien poco frondoso hasta ser rescatado. Ya en el frenopático, en una celda acolchada, dice incongruencias a cerca de Satán, un libro maldito y el Mal con mayúsculas, mientras los psiquiatras le someten a un incomprensible experimento con un muro rojo o yo que sé. Más calmado, el macarra con tupé cuenta su historia, que es un largo flashback en el que averiguamos que: 1. Es geólogo, lo que le capacita automáticamente para traducir latín y tener conocimientos de enfermería. 2. Su profesor ha perdido la chaveta en un bosque a causa de un libro satánico, y ha grabado sus conclusiones de parvulario en cinta magnetofónica 3. Como hace buen dia, nada mejor que irse de picnic al susodicho bosque acompañado de dos mancebas, un colega graciosillo y unas alitas de pollo.

 De picnic con calcetines blancos

Como son curiosos por naturaleza, dan una vuelta diciendo sandeces en la que descubren que: 1. En el bosque hay un castillo 2. Bajo el castillo una cueva en la que habita un anciano retardado junto con un esqueleto y el dichoso libro ominoso, que amablemente les entrega entre risas esquizoides. Tras una persecución completamente a oscuras (hablo de negro total), ideal para rellenar metraje sin coste presupuestario, se topan con una especie de guarda forestal de nombre Asmodeus y expresión de querer destruir el mundo. Ninguno de los universitarios repara en sus connotaciones diabólicas hasta que dicho individuo intenta ¿violar? a una de las rubias mediante un extraño proceso hipnótico con  antinaturales gestos con la boca. La chavala olvida el percance (¿?), pues el del tupé está enfrascado leyendo el libro, página a página...

Asmodeus en plena faena

 El Necronomipop

Cinco minutos después de tan apasionante secuencia, anticipando inenarrables terrores que se avecinan, su colega le espeta "¡Vaya coñazo!" (literal) y se larga. El del tupé, que es el más despierto, decide fabricar símbolos paganos con ramitas de abedul para protegerse, mientras las chicas sólo piensan en disfrutar de los filetes empanados. Craso error. Tras una aparición por sorpresa del profesor detrás de un seto y una breve persecución tras la que se golpea la cabeza con una piedra y su cadáver desaparece, al igual que el castillo, los horrores del Averno se abren paso a esta dimensión, demandando recuperar el libro. A partir de aquí, los jovenzuelos deben luchar por sus vidas, encarando, por este orden, a un pulpo gigante multicolor, a un gorila gigante con patillas, a un pitufo neanderthal gigante envuelto en una alfombra  y, finalmente, luchar contra el mismísimo Asmodeus, ahora reconvertido en un diablo rojo de plastilina con alas. Antes de la confrontación definitiva, el del tupé y el graciosillo consiguen penetrar al Otro Lado, que más bien parece el Mismo Lado pero con un filtro sepia, con tan mala suerte que el graciosillo es poseído por el espíritu de Asmodeus (cosa que sabemos por las ojeras pintadas y los absurdos gestos de la boca). La rubia maciza sufre el mismo y funesto destino antes de tirarle de los pelos a su amiga. Todos mueren, incluído Asmodeus, que en un vuelo rasante se estrella contra una cruz de piedra él solo, y el del tupé huye por el bosque, enajenado, en la misma secuencia inicial plano por plano, ideal para llegar a los 80 minutos con el mínimo gasto. De regreso al frenopático, un malvado doctor le quita la protección de una cruz al muchacho, que desespera porque intuye que vienen a por él. Efectivamente, la maciza se acerca lentamente a las puertas del hospital mientras aparece un The End entre interrogaciones.

 La cuchipandi al completo, antes de ser escabechada

Visto así, no le recomendaría la película ni a mi peor enemigo, pero a veces las apariencias engañan:  por alguna razón EQUINOX engancha desde el principio, tiene algunas cosas visuales sorprendentes (cámara en mano con encuadres imposibles y grandes angulares), destila encanto naif por los cuatro costados (esas animaciones en stop-motion imitando al gran Harryhausen, pero con Parkinson) y, ante todo, algo que es imposible obviar: que Sam Raimi se empapó de esta película en su infancia y es un referente clarísimo para esa obra maestra que fue EVIL DEAD, con algunos planos, secuencias e ideas literalmente calcadas de este demencial subproducto escondido, Necronomicón incluído. Ya lo dijo el propio Raimi cuando le preguntaron por la esencia del séptimo arte: "el cine sale de debajo de las piedras". Para el que se atreva, la teneis disponible por cortesía de los siempre atentos chicos de cultmoviez. Ya me direis, jejeje.

- Lo mejor: los parecidos razonables con la famosa peli de Raimi, y el cachondeo generalizado que provoca

- Lo peor: ¡me encanta!

CABEZAS
Soy incapaz de puntuar esto. Ni un ocho ni un dos le harían justicia.

 SANTOS/España-Chile/2008
En su momento, hace un par de años, todo el mundo andaba hablando de SANTOS, la segunda película del chileno Nicolás López. Tras su moderado éxito en algunos festivales, y, sobre todo, por una entusiasta reseña de Alejandro Jodorowsky (probablemente colgado de ayahuasca en esos momentos), la expectación no hizo más que crecer... y luego el olvido total. Ni siquiera sé, a ciencia cierta, si esta película ha llegado a estrenarse por estos lares. Una pena, porque SANTOS es un caso prototipo de que intenciones y resultados muchas veces no van de la mano. Ahí están los ingredientes, sí, pero el potaje resultante es, siendo benévolo, indigesto y escaso. Dirigida a un target muy definido y concreto, que aglutina al universo freak de devoradores de cómics de superhérores y películas gamberras con un punto soez (hablemos de Robert Rodriguez quizás), y usando como gancho los rostros de Willy Toledo, Leonardo Sbaraglia y Elsa Pataki, la película naufraga estrepitosamente en casi todos sus apartados. Por un lado, el guión en sí no logra levantar vuelo en practicamente ningún momento, abusando de la repetición y la patochada preadolescente con demasiada frecuencia (sí, nos queda claro que al antropomosca le gusta la mierda), tratando además de dotar a la historia de una especie de "seriedad subliminal" que ni funciona ni necesita una hipotética macarrada como esta. Por otro, los actores pululan por ahí con un constante estado de desubicación mental. Obviando a la Pataki, de vergüenza ajena, Toledo sólo funciona a pleno rendimiento cuando  se suelta e improvisa, con resultados divertidos (o sea, cuando se sale del personaje), y el pobre Sbaraglia, actor extraordinario, aquí no sabe si está interpretando un Hamlet o un Chavo del Ocho, todo esto debido a una insuficiente (por no decir caótica) dirección de actores. El único que se salva, aleluya, es su protagonista, Javier Gutierrez, que logra asentar su personaje y darle cierta coherencia con detalles sutiles y buena vis cómica. Por último, SANTOS quiere deslumbrar visualmente, pero se queda a medio camino de todo, y el abuso de los efectos digitales, mattes y trabajo de postproducción oscila entre lo aceptable y lo aberrante, con algunos planos de parvulario de resultados horripilantes. No digo yo que con la guardia baja y algunas sustancias tóxicas en el cuerpo uno no pueda distraerse con SANTOS, verla incluso con cierta simpatía, y soltar alguna sonrisa cómplice (las referencias pop, os podeis imaginar, a miles), pero la película fracasa en todo lo demás. Estoy seguro que sobre el papel, SANTOS funcionaba mucho mejor. Una pena.

- Lo mejor: algunos momentos aislados, sobre todo referentes a Willy Toledo, y la firmeza con la que Javier Gutierrez defiende su personaje

- Lo peor: la distancia entre las intenciones y los resultados es abismal

  CABEZAS



 NOTHING/Canadá/2003
En muchas ocasiones, yo el primero, usamos con demasiada ligereza adjetivos como "único", "original", "atrevido", "insólito" o, mi favorito, "marciano",  palabros que de tanto manoseo llegan a difuminar su verdadero significado. Pues bien, os puedo asegurar que todos esos epítetos son aplicables al 100% a la tercera película del italocanadiense Vincezo Natali. Una vez más, tengo que agradecer al gran alexcore su rápida respuesta a mi llamada de auxilio, facilitándome una copia impoluta de esta absoluta anomalía cinematográfica. A sus pies, caballero. Así pues, me enfrenté a NOTHING sin saber nada, tan solo que era una comedia. Y a la nada fui arrojado. A los 15 min, servidor ya estaba con la mandíbula desencajada y los ojos fuera de las órbitas. Sí, NOTHING es una comedia. Y no, NOTHING no se parece a (casi) nada de lo que hayais visto anteriormente en este género, no sólo por la historia, sino por su fascinante empaque visual (no tengo referentes con los que compararla) y por su kamikaze armazón conceptual, que en vez de recular durante su tramo final, como hubiese sido de esperar, eleva a la película a los altares del asombro y el delirio total en su resolución, un largo y efectivo gag para el recuerdo, sencillamente alucinante. Como no quiero pecar de aguafiestas, porque el requiebro narrativo que esta película pega en su primer tercio es de los de ver para creer, os diré que NOTHING es algo así como el reverso luminoso de su ópera prima CUBE, otra kafkiana peripecia existencial tan minimalista como aquella, pero en campo abierto... muy abierto. Quizás el cine de gente como Spike Jonze, Charlie Kauffman o Michael Gondry, todos ellos renovadores de la comedia moderna siempre rodeada de un fuerte hálito fantástico/absurdo, podrían ser las únicas referencias posibles para una película asombrosa en el sentido literal de la palabra, que maneja con una desarmante simpatía conceptos realmente difíciles de digerir de entrada; que propone un elaborado humor  "blanco" (jejeje) basado en el gag verbal, pero sobre todo visual; una muestra de constante ingenio que nunca se traiciona, que hace malabares entre una comicidad casi infantil (en el sentido más positivo de la palabra, por momentos imaginad a DOS TONTOS MUY TONTOS en el universo POCOYÓ...) y un elaborado subtexto en el fondo nada feliz que invita a la reflexión,  y sumadle la utilización de la abstracción más total como ariete festivo y lúdico, un planteamiento al que no hubiesen hecho ascos una hipotética reencarnación de Chaplin o Buster Keaton en la era digital. Sin ser una película redonda del todo, ya que como es lógico algunos de sus gags funcionan mucho mejor que otros, NOTHING es el ejemplo definitivo de que Vincezo Natali es uno de los más grandes creadores del fantástico actual, por si alguien lo dudaba. Natali siempre me gustó, pero a partir de ahora empiezo a sentir verdadera admiración por este tipo. No hace falta decirlo: imprescindible para los más atrevidos y curiosos.

PD: no os perdais el fabuloso epílogo tras los títulos de crédito, por nada del mundo.

- Lo mejor: NOTHING es única, incomparable, sin concesiones

- Lo peor: su humor kamikaze tiene algunos altibajos, y no es para todos los paladares (aunque esto último no es nada malo, claro)

  CABEZAS

Aquí va el poster y el trailer oficial de la última de Darren Aronofsky, recientemente presentada en el Festival de Venecia con disparidad de opiniones. Algunos hablan de un tramo final de la peli que "roza lo insoportable" debido a su supuesta violencia (¿?), otros la elevan a los altares desde ya mismo. Veremos a ver... Lo cierto es que tras el semi-chasco que para mi supuso THE WRESTLER, una peli muy bien hecha con gran carga emocional pero sin una pizca de transgresión, poco esperaba de este "cisne negro", y menos al leer la escueta sinopsis que se había facilitado a los medios... hasta que cayó en mis manos el poster y este enigmático trailer. No sé por qué, pero me ha hecho pensar en el mejor (y más "operístico") Dario Argento pasado por la batidora Aronofsky, ¿qué opinais?



 INCEPTION / Inglaterra / 2010
Dirección y guión: Christopher Nolan
Producción: Christopher Nolan y Emma Thomas
Música: Hans Zimmer 
Fotografía: Wally Pfister
Montaje: Lee Smith
Diseño de producción: Guy Hendrix Dyas
Vestuario: Jeffrey Kurland.
Interpretación: Leonardo DiCaprio (Cobb), Ken Watanabe (Saito), Joseph Gordon-Levitt (Arthur), Marion Cotillard (Mal), Ellen Page (Ariadne), Tom Hardy (Eames), Cillian Murphy (Robert Fischer), Tom Berenger (Browning), Michael Caine (Miles), Lukas Haas (Nash), Pete Postlethwaite (Maurice), Dileep Rao (Yusuf)


Más de quice días he dejado reposar ORIGEN en mi cabeza, el último aldabonazo a la jeta de la industria audiovisual por cortesía de uno de sus renovadores, que insiste en torpearla desde dentro, el cada vez más apasionante e interesante Christopher Nolan. No me apetece entrar ahora en el discurso maniqueo de Nolan Genio Total vs Nolan Pretencioso y Hueco, que parece que es lo que está de moda. Pienso que los que le veneran como un dios del cine desde su anterior película, EL CABALLERO OSCURO, calificándola de obra maestra total, han perdido el norte (y eso de nombrarlo ya como el relevo generacional de Stanley Kubtrick es de risa), mientras que los que le tachan de ilusionista vacío pues... deberían ir al oculista. Entre Batman y Batman, Nolan disfruta sacando adelante proyectos muy personales, supuestas películas "pequeñas" entre el universo megalomaníaco del caballero oscuro. Ya lo hizo con la fascinante EL TRUCO FINAL (THE PRESTIGE), y repite con ORIGEN antes de embarcarse de lleno en BATMAN 3, el regreso a un guión original, un soplo de aire fresco en la cartelera entre tanto remake, secuelas, precuelas, revisiones y adaptaciones. Y es que ORIGEN es una auténtica rara avis dentro del maremagnum del blockbuster veraniego, un trepidante viaje directo hacia territorios desconocidos en el cine comercial, una virguería audiovisual plagada de conceptos, imágenes e ideas alucinantes superpuestas entre capas y capas de significado y significante, tan bien ensambladas que por momentos uno se confunde con el otro. Así pues, saco el bisturí y entro en faena...


Nivel 01: Lo que nos cuentan
ORIGEN, al fin una buena traducción de su original INCEPTION, es un thriller se mire por donde se mire. Y un thriller contruido alrededor de un gran robo, además. Desde su mismo arranque, de esos que ya te dejan clavado en la butaca, Nolan deja bien a las claras por dónde va a ir su película. Su perfecto dominio de los resortes del género, que ya ha desarrollado en casi todas sus películas con más o menos acierto, queda claro desde el principio. La acción, perfectamente orquestada y dosificada durante todo el metraje, está constantemente punteada por explicaciones por parte de los personajes de las "reglas del juego", las normas por la que se rige el armazón de la película, unas leyes físicas y psicológicas que el espectador tiene que asumir, porque de no hacerlo corre el riesgo de desconectar antes de la primera media hora. Lo tomas o lo dejas. Además, de forma muy inteligente, el drama instrospectivo (otros lo llamarán trauma psicológico) va cobrando fuerza, infiltrándose por los resquicios del tecno-thriller hasta ocupar un lugar dominante en la narración. La emoción humana sustituye a los fuegos de artificio poco a poco, mutando lentamente como los mismos escenarios por los que transcurre la acción. PATADA.

Nivel 02: Cómo nos lo cuentan
Bajamos otro nivel. Ya sabemos que ORIGEN es un thriller pero... ¿qué clase de thriller? Uno clásico y rompedor a un tiempo, con unos cimientos reconocibles por cualquiera, pero que levantan un edificio fascinante e hipnótico, una arquitectura audiovisual precisa en su fabulosa mixtura de tradición y ruptura. Como cualquier película de grandes robos, ORIGEN tiene tres segmentos bien diferenciados: una introducción (o golpe fallido) que sirve de presentación de personajes y su modus operandi; una segunda parte (o formación de un nuevo equipo) en la que profundizamos en los protagonistas, conocemos a otros, y se define la estrategia para el "gran golpe", y finalmente un tercer acto en el que se desarrolla dicho golpe, sorteando dificultades varias, hasta llegar a la resolución final. Hasta aquí todo ok, y ORIGEN sigue este esquema al pie de la letra, con una salvedad: el tercer acto, lo que sería el climax final de cualquier película de su especie, dura la mitad del metraje, ya de por si bastante dilatado (cerca de dos horas y media). ¿Una hora y cuarto de climax? Pues sí amigos, tal cual, ver para creer. PATADA

Nivel 03: Lo que vemos y oímos
Descendemos otro nivel. ¿Cómo se sostiene un tercer acto que dura más de la mitad de la película? Superponiendo capas de significado y de acción. Hablaba antes de las reglas del juego, ahora toca hablar de las piezas y el tablero. ORIGEN  es un thriller, está claro, pero es un thriller onírico, por lo tanto, su campo de actuación es la mente humana, los sueños. Nolan, tipo listo, recrea el siempre escurridizo universo onírico con las ideas muy claras. Se aleja todo lo posible de lo que cualquiera puede visualizar en su cerebro como "surrealismo", se coloca en las antípodas de Dalí, las ensoñaciones de alto diseño de LA CELDA o los delirios barrocos de Terry Gilliam , por ejemplo, y aplica a su película lo mismo que a la saga del murciélago: realismo y síntesis, pero que nadie se alarme, pese a ello ORIGEN contiene algunas de las imágenes del año, de las que se quedan pegadas a la retina durante mucho tiempo. Por absurdo que parezca, el universo mental de ORIGEN tiene unas leyes perfectamente coherentes (las "reglas del juego"), utilizando en contadas ocasiones la imaginería que todo el mundo podría esperar de un entorno subconsciente, pero desestructurando la película usando "muñecas rusas" narrativas, o lo que es lo mismo, sueños dentro de sueños dentro de sueños dentro de sueños... sin jugar nunca la baza de la confusión. Hasta cuatro niveles de narración simultanea (o cinco, depende de con quién lo comenteis...) se suceden ante nuestros alucinados ojos y perpelejo cerebro. El mejor (y más titánico) trabajo de montaje del año, sin duda, un curro de orfebrería visual de quitarse el sombrero y la tapa del craneo, porque aunque ORIGEN requiere cierta concentración del respetable (lo que vemos es tan importante como lo que oímos), en ningún momento da la sensación de hallarnos perdidos en un caos narrativo, más bien al contrario. Las continuas referencias de género (desde las pelis de James Bond hasta MATRIX) ayudan a que el viaje sea aún más emocionante y disfrutable. La película avanza como una locomotora guiada por un Leonardo DiCaprio, otra vez, en estado de gracia, es casi insultante la facilidad con la que este actor es capaz de capear con personajes que serían la perdición de algunos de sus compañeros de generación, y rodeado por un preciso reparto de auténtico lujo (atención a Ellen Paige), que logran entre todos sacar oro de los personajes más episódicos y dotar a la peli de un acertado aire coral casi operístico, en el que todos tienen algo que decir y su momento de gloria. Por algo será que Nolan es el único capaz de sacar de su jubilación a Michael Caine, una reverencia señores.  PATADA

Nivel 04: Cómo lo vemos y oímos
Llegamos a un estadio más profundo de ORIGEN. ¿A qué ha jugado Nolan después de dos horas y media de proyección? ¿Por qué en la sala la gente suelta un chillido ahogado justo cuando el director corta a machete el ultimo plano de la película? ¿Por qué otros tantos se han ido al bar a la media hora? En mi opinión, ORIGEN es una celebración del propio cine como arte de contar historias, de epatar los sentidos y de emocionar al espectador. Bajo su superficie lujosa y brillante en todos sus aspectos (atención a la mejor banda sonora de Hans Zimmer en años), Nolan juguetea con resortes narrativos que son a la vez estilo y significado, forma y fondo fusionados.  Un ejemplo: el concepto de "arquitectura" como espacio físico y mental a un tiempo, y al consiguiente "arquitecto" como creador y receptor simultaneo. Otro ejemplo: la elipsis es un recurso de estilo a la vez que una herramienta narrativa con propia significación, plasmada en un sencillo y lacónico "¿recuerdas cómo has llegado hasta aquí?". Tanto es así, que en última instancia, en el último momento, el protagonista rompe su regla de oro y cede su totem al propio espectador, dejando así que cada uno de nosotros interprete individualmente lo que acaba de ver y experimentar... sumando un nuevo nivel de significado que permite replantear la película, algo similar a lo que Scorsese hizo magistralmente con SHUTTER ISLAND, la otra gran película del año y con la que ORIGEN comparte algo más que su excepcional protagonista, aunque ya veremos si Nolan es capaz de divertirse y disfrutar tanto maquinando una película cuando tenga las canas y la experiencia del genio neoyorquino...


Postcoitum
Ya habreis notado que ORIGEN me ha parecido un prodigio, una celebración, un polvazo cinematográfico tras el que se devora un pitillo que rara vez sabe tan bien. ORIGEN me persiguió durante unos cuantos días y aún la tengo detrás de la oreja. Evidentemente, sólo el tiempo dejará a la peli en su sitio, y ya veremos si es capaz de abrir brecha. Pocas veces se puede contemplar en pantalla grande una fusión tan precisa y disfrutable de cine masivo y osado en un solo film, puesto que ORIGEN es una película tan comercial como experimental en su esencia, tan física como cerebral. Mientras gente tan brillante y carente de prejuicios como Christopher Nolan sigan en activo, dirigiendo sus poderosas sinfonías audiovisuales, podemos respirar tranquilos y esperar grandes momentos. Y sin las dichosas gafas 3D...


- Lo mejor: que sea capaz de magrear mis sentidos y mis neuronas a un tiempo, ¡y de qué manera!

- Lo peor: el nivel de la base en la nieve me resultó algo facilón


  CABEZAS