Culpables

Golfos

Busca esa cosa

Cargando...

Filmografia

Parque Temático

Visionarios

EL MUNDO ES NUESTRO/España/2012
Así, claro y para empezar: EL MUNDO ES NUESTRO, salto al largo de Alfonso Sánchez, es una de las películas más insólitas del reciente cine español, por variadas razones y gozosos resultados. Levantada al margen de los cauces habituales de la ¿industria? (sin subvenciones fariseas y sin televisiones echando su financiero aliento en el cogote), promocionada por las redes sociales y "patrocinada" por un montón de entusiastas anónimos mediante una certera campaña de crowdfunding, retroalimentación que surge, precisamente, porque la pareja cómica formada por el propio Alfonso y su compinche Alberto López (Cabesa y Culebra respectivamente) ya habían dado mucho que hablar en internet. "Contra el terrorismo financiero, expropiación bancaria" es el lema de esta pequeña y rebelde joyita rebosante de frescura,  honestidad, ritmazo del copón, gracejo innato e ideas bien claras. Muestra palmaria de que ya no es necesario pasar por el aro para levantar proyectos, amigos. Con la aterradora realidad social como trasfondo y punto cardinal, Alfonso se rodea de una entrañable troupe de personajes, con un ojo puesto en el mítico dueto Berlanga/Azcona (salvando las distancias, pero ahí está) y otro en Tarantino, sacando el máximo partido a los escasos recursos, con una única localización y, si es necesario, tirando de cualquiera que pasase por la calle dispuesto a ponerse frente a la cámara para aportar su surrealista punto de vista al asunto. Gente común y desgraciada (o a la que han desgraciado), pobres diablos acogotados por las circunstancias y metidos en un lío del carajo, cabrones con pintas y humor negro a toneladas combinado con ternura y humanidad, pura esencia Azconiana, como decía, que tiene el buen criterio de, en lugar de clausurar la historia con mal rollo o desolación, dejar un huequito para la esperanza en medio de todo este caos, esta puta crisis planificada por demonios humanos en la que somos los títeres de un macabro experimento financiero a nivel planetario. No problemo. Cabesa y Culebra están al quite para iniciar su modesta revolución. Cine pequeño pero chulesco y vibrante, cine independiente de verdad, al que se le perdonan todos los desajustes propios de una opera prima. Segunda parte ya.

- Lo mejor: su honestidad e independencia en fondo y forma, desde su gestación hasta su distribución

- Lo peor: le falta un punto de poderío visual y algunas interpretaciones chirrían ligeramente

  CABEZAS

SUDOR FRÍO/Argentina/2010
Si alguien me dice "cine argentino", fijo que pienso en una comedia o un melodrama comprometido y social, con mucho diálogo, poca personalidad visual y Ricardo Darín. Sí, es tan injusta (y certera) como cualquier otra generalidad, pero tan cierto como que al Yin siempre se le encara un Yang. Y el Yang, en este caso, es un mastuerzo que responde al nombre de Adrián García Bogliano, cineasta en activo desde 2004 que pasa por ser, a día de hoy, un lobo solitario que aúlla con orgullo su dedicación exclusiva al cine de género, perpetrando una filmografía malsana con la terquedad de una mula que, sistemáticamente, anda dando coces al sistema mainstrean de su propia industria. Para empezar, al bueno de Bogliano no se le caen los anillos por "adaptar" a la idiosincrasia porteña determinados dogmas de género muy yanqui (desde el rape & revenge de NO MORIRÉ SOLA hasta el torture porn de la que nos ocupa), ni tampoco se acobarda cuando tiene que rodar con presupuestos muy justos que, en algunos casos, rozan la indigencia. Cine de trinchera auténtico que, además, tiene la osadía de juguetear, desde una óptica muy puñetera (y arriesgada), hasta con el oscuro y nefasto pasado totalitario de Argentina. SUDOR FRÍO es una peli pequeña de muy bajo presupuesto con una única localización: la casa donde viven un par de ancianitos nada entrañables de repugnante pasado, que se dedican a torturar jovencitos, más por puro odio que por un par de McGuffins que no llevan a ningún sitio (la caja de dinamita) o son, directamente, absurdos (la fórmula en la pizarra). Con un guión más bien poco sutil, bastante tosco (siendo benévolos), Bogliano se las ingenia para que la sucesión de set-pieces funcionen a las mil maravillas, estirando el tempo narrativo hasta tensar los nervios del respetable (las dos secuencias de la nitroglicerina son canela pura), punteados por unos diálogos a ratos brillantes y otras tantas... desconcertantes. Extraña operación ya que SUDOR FRÍO está ribeteada por un sarcasmo que raya en el humor negro (el prota pide ayuda... ¡a sus ochocientos amigos de facebook!), pero sin caer nunca en la parodia. Entretenida y tremendamente efectiva, con el punto justo de gore y tensión, relativamente original dentro de los cánones del (sub)género, un paso más en una nutrida filmografía que ya es habitual en el circuito de festivales especializados. Además, el amigo Bogliano ha logrado colarse en la esperada y muy internacional THE ABC´S OF DEATH, dirigiendo una de sus ¡26! historias.

- Lo mejor: su relativa capacidad para insuflar aires frescos y porteños dentro de un subgénero tan trillado y poco estimulante

- Lo peor: sus ganchos argumentales, grasa dentro de un modesto bistec bien cocinado

  CABEZAS


LOBOS DE ARGA/España/2011
Que una peli como LOBOS DE ARGA haya sido ninguneada por medios y público en su precario estreno, tras su cálida acogida en Sitges 2011 y su Premio del Público en Donostia, es una lamentable pero precisa imagen de cómo funciona la exhibición en España, sobre todo para el producto local. La solución a este drama es bien simple: que la gente se entere de que tu película existe. No hablaré del reciente y omnipresente ejemplo de LO IMPOSIBLE, ya que juega en otra liga a nivel de producción, pero sí de un pequeño milagro de taquilla: LAS AVENTURAS DE TADEO JONES, porque ni la dignísima película animada de Enrique Gato ni estos deliciosos licántropos gallegos merecen ser relegados al ostracismo ni a los prejuicios.  La diferencia entre una y otra sólo radica en la promoción:  modélica en el caso de Tadeo, inexistente para los entrañables monstruos peludos. Aunque a partir del año que viene sólo podrán hacer cine en España los diez que nunca han tenido problemas de financiación, y el resto tengamos que parapetarnos en las trincheras y el cine de guerrilla, porque la cultura es vista como algo despreciable desde las instituciones, el cine, como la vida, siempre se abre camino. Al mismo nivel que cualquier comedia de terror que nos pueda llegar, por ejemplo, de Inglaterra o los USA, LOBOS DE ARGA lucha desde su modestia y falta de pretensiones contra la carencia de cine de género en España, que es lo que construye de verdad industria, y por lo tanto fidelidad entre el personal. Cine hecho por y para un público amplio, sobre todo por sus conocidos rostros cómicos, pero capaz de llegar al corazoncito del aficionado a base de buen hacer y jugueteo constante con los elementos clásicos del cine de hombres-lobo: desde la maldición gitana hasta el entorno rural, hábilmente contextualizado en una atávica Galicia que, por cierto, tiene larga tradición en leyendas acerca de la licantropía. La película es ágil, frenética por momentos, apuntalada por el buen hacer del terceto protagonista, y las agradecidas apariciones de los secundarios, en especial el tremendo guardia civil que incorpora Luis Zahera. Gorka Otxoa, tipo simpático donde los haya, no deja de interpretar a una especie de PAGAFANTAS rural, con su perfecto sentido de timing cómico, aunque como era previsible, la película se la lleva de calle un contenido, extraordinario Carlos Areces. Es una pena que la peli resulte tan irregular en su conjunto, alternando secuencias a medio gas con otras realmente tronchantes, pues el guión pedía a gritos un par de vueltas más, lo que diferencia sustancialmente a una película apañada, divertida y perfectamente disfrutable como ésta de algo mucho más memorable. Pero que nadie se eche para atrás: LOBOS DE ARGA es la elección perfecta para una tarde de diversión sin prejuicios, punteada por esos deliciosos retro-efectos especiales lobunos, que a uno le hacen echar una lagrimilla recordando aquellos añejos films de Paul Naschy

- Lo mejor: la descacharrante secuencia que tiene que ver con maldiciónes, canibalismo y los dedos de Tomás

- Lo peor: un guión servido antes de terminarse de cocinar... y un poco más de gore trotón, por favor

  CABEZAS




BATTLESHIP / EEUU / 2012
La televisión pública se ha quedado bien a gusto estos días con un demencial despliegue al minuto acerca de las elecciones en los USA (hasta cuatro enviados especiales, oiga), perfecta excusa para enmascarar lo que hiede mucho más cerca, a nuestro alrededor, desde alcaldesas no elegidas que eluden responsabilidades en spas de lujo hasta privatizaciones de hospitales en packs de cinco. Pues no se me ocurre otra cosa que tragarme BATTLESHIP, oiga. El tremendo atracón patriotero de las barras y estrellas amenaza con estomagarme más que una gala benéfica en el TDT Party. No importa, seguro que todos ellos comparten secreciones ante un buen cañón erecto, uno de los muchos que, orgullosos, se levantan enhiestos sobre las cubiertas de los destructores navales que superpueblan este engendro. Suelo hablar de cine mayormente en este rincón, pero aquí el cine ni hace acto de presencia ni se le espera. Completo desperdicio de dólares y tiempo (más de dos horas de boñiga audiovisual), BATTLESHIP es uno de esos productos infames y torticeros que tratan de colar ideología imperial bajo la apariencia de entretenimiento, una aniquilación neuronal infantiloide poblada por efebos díscolos de mandíbula cuadrada y pizpiretas efebas siliconadas donde encontrar un mínimo de inteligencia, ironía o, yo qué se, diversión, es misión imposible. Producto industrial como un bollo plastificado y caducado, parece dirigido por una aplicación de Windows Vista programada por Michael Bay, y donde las citas a Homero y Sun Tzu (lo juro) resultan tan obscenas como si las pronunciase Nacho Vidal entre embestida y embestida. Sí, pornografía de la destrucción y la aniquilación con excusas risibles hasta para un crío de ocho años, oda ultra de lo militar y la confrontación como único sentido a la existencia. Si no eres marine, no eres nada amigo. Ah, la figura de cera de Liam Neeson anda por ahí, impaciente por cobrar el cheque, y el arriba firmante Peter Berg confirma que si alguna vez fue una promesa (aún recuerdo el enajenante pase en la univesidad de la muy macarra VERY BAD THINGS), eso debió ocurrir en un universo paralelo. Ahora, que ya se han atrevido con HUNDIR LA FLOTA, a ver si alguien tiene los santos cojones de adaptar el TRAGABOLAS o el QUIÉN ES QUIÉN. Al menos en las pornos todos disfrutan, incluido el espectador. BATTLESHIT.

- Lo mejor: por un momento, cuando los vejetes veteranos ponen en marcha el acorazado, creí que Leslie Nielsen iba a hacer un cameo disfrazado de teniente coronel para tirarse un pedo... pero no

- Lo peor: en sí misma

  CABEZAS


Ha pasado Halloween, apuntalado por la tragedia en Madrid en plena fiesta, descansen en paz esas cuatro criaturas y ardan en el infierno los responsables. También el Día de los Difuntos, la jornada más zombie del año, en el que se implora sin tapujos la resurrección de la carne. Aquí van tres pequeños apuntes de asuntos que están por venir y que dan mucho miedo. Comenzamos por el primer avance oficial del remake de EVIL DEAD, proyecto por el que no tenía ningún interés... hasta que he visto el trailer. Parece que han dejado de lado los apuntes irónicos de la obra maestra de Sam Raimi. Parece que pretenden aterrorizar de verdad al respetable. Y parece que la hemoglobina se va a desparramar con alegría. Ya veremos... Os dejo una curiosa comparativa del trailer original y el remake, a estrenar en primavera de 2013.





Miedo me da el trailer del inminente estreno de DRACULA 3D de Darío Argento, último intento por reverdecer laureles que, visto lo visto más bien parece un europastiche en relieve que ya nace caduco. En otros tiempos, Argento, además de psicotrónico, también era un maestro del cine... 



Y por último, lo que más miedo produce: que George Lucas haya vendido Lucasfilm a Disney, no por la saga galáctica en sí, que a estas alturas, francamente, me la trae al pairo (ya se anuncia nueva entrega para el 2015, y el fandom lubrica por las cuatros esquinas de la red), sino por la inquietante concentración de poder de la marca: Pixar, Marvel y ahora Lucasfilm, jugada maestra para una megacorporación que hace poco más de cinco años todo el mundo daba por muerta...