Culpables

Golfos

Filmografia

Parque Temático

Visionarios

GENTE EN SITIOS / España / 2013
El adjetivo "sorprendente" suele estar bastante devaluado por la facilidad con la que lo solemos utilizar. Sin presupuesto, rodada con cámara de video doméstica (nada de HD, amigos, delicioso granazo) y en escenarios reales, sin iluminar y con un equipo mínimo (cámara, sonido, actores y poco más), GENTE EN SITIOS se gana sin titubeos tan manido epíteto. Y no sólo sorpresa, sino desconcierto general es lo que transmite la última película de Juan Cavestany que, para empezar, se resiste a etiquetas. Película de episodios, sí (algunos de ellos de poco más de un minuto), y por lo tanto coral. Comedia absurda / surrealista / indie (táchese lo que no proceda). También drama desgarrado. Momentos de poesía visual (con un texto de Kafka, buen referente). Cinema Verité que lanza verdades como puños (atención al momento del politólogo Juan Carlos Monedero en un taxi) Y hasta arrebatos de genuino terror. Pura libertad. GENTE EN SITIOS (título perfecto) es un caleidoscopio de personas a ratos delirante, a ratos alucinante, a ratos hipnótico, a ratos descacharrante (soltaréis más de una carcajada, garantizado). Cavestany, sin vergüenza ninguna, nos arroja a nosotros, espectadores, a un puzzle sin resolución que a veces juega consigo mismo y la mayoría de las veces con nuestras expectativas (al final de uno de los relatos, un personaje mira a cámara y esputa: "¡¿Qué es esto?!"). Visual y conceptualmente, Cavestany es de los poquitos que ha recogido las enseñanzas del último Lynch, ése que tiene en INLAND EMPIRE su catedral, y recorre su camino en encuadres (esos primeros planos a ras de epidermis), ritmo (montaje abrupto entre planos y secuencias aparentemente inconexas) y cierto gusto por las texturas feístas. Película fragmentada, capaz de rimar horror y comedia, patetismo y pureza, que juega constantemente con la repetición de gestos cotidianos y situaciones reconocibles para darles la vuelta y llegar, invariablemente, al desconcierto, cuyo mayor peligro es tratar de "entenderla" a un nivel racional usando las herramientas habituales al encarar una película, cuando lo que Cavestany nos regala es una colección de sensaciones contrapuestas, de las que polarizan las opiniones. Insólita, brillante, kamikaze, fascinante. 

- Lo mejor: es única en su especie

- Lo peor: que sólo te parezca una tomadura de pelo

  CABEZAS


CARRIE / EEUU / 2013
La fiebre por los remakes sigue en su máximo apogeo amigos. El bussiness es el bussiness, y la enfermedad parece lejos de remitir. En 1976 CARRIE fue un hito porque puso a Stephen King y a Brian De Palma en el mapa, nada menos. Y porque es una película cojonuda. Como otras muchas, CARRIE no necesitaba remake alguno. Dijeron que sería una versión más fiel al libro que la del amigo De Palma, pero vista la pèlícula de Kimberly Peirce la frase es puro humo. Stephen King hace la primera descripción de Carrie en las duchas: "... una rana entre los cisnes. Era una muchacha robusta, con granos en el cuello, la espalda y las nalgas. Su cabello mojado no parecía tener color alguno...". No parece precisamente la descripción de Chloë Grace Moretz. No se atreve, como tampoco hizo De Palma, en desarrollar el arrebato psicótico y telekinésico final, que en la novela lleva a Carrie a arrasar el pueblo entero y escabechar a cualquier incauto con el que se cruzase. En realidad, CARRIE 2013 sigue paso por paso la magnífica peli de Brian De Palma sin esforzarse en ofrecer nada novedoso. Es una pena porque su impactante prólogo, ausente en la versión setentera, pone los dientes muy largos y las expectativas muy altas, pero se queda en un brillante arrebato aislado. Kimberly Peirce abandona cualquier intención de dar personalidad al asunto y asume la dirección de forma efectiva y más que correcta, a veces con cierto brío (en especial en el estupendo climax final), pero todo sin mucha pasión, que era lo que le sobraba a la primera adaptación, con un De Palma desbocado y voyeur


Afortunadamente lo mejor de CARRIE 2013, asumiendo que no vamos a encontrar novedades, son las dos protagonistas. Aunque Chloë Grace Moretz no da el físico (en realidad la recordada Sissy Spacek tampoco lo daba), funciona mucho mejor que Spaceck por edad y constitución (esta Carrie es más adolescente, rezuma fragilidad), y nos regala un par de duelos de muchos kilates con una tremenda Julianne Moore (la adoro mucho), dos pedazos de actrices frente a frente interpretando como gatas furiosas. Ellas son el centro de la función, está claro, aunque todo lo que las rodea (compañeros del instituto, profesores, macarras de medio pelo) resulta mucho más insulso que en la versión De Palma, y ciertamente mucho más pusilánime y recatado. Ya no hay tetas en las duchas. CARRIE 2013 es una película sin duda entretenida, sólida, solvente y eficaz, incluso sobria, pero que no deja huella.

- Lo mejor: sus dos actrices protagonistas, ambas sobresalientes

- Lo peor: no aporta absolutamente nada a la primera versión ni a la novela

  CABEZAS

YOU´RE NEXT / EEUU / 2011
Con las neuronas reactivándose lentamente tras los atracones de final de año (de comidas, cenas, meriendas, desayunos, cañas, vermuts, copazos, sidras escanciadas en plena ciclogénesis, roscones, polvorones y listas de resumen de año), Sesión Golfa regresa con lo que viene siendo norma: rescatar rezagadas del 2013. Arrancamos año con YOU´RE NEXT, el enésimo hype de género que estuvo revoloteando por los mentideros online desde 2011 (su año de producción). Glorificada a diestro y siniestro como la enésima y sorprendente vuelta de tuerca al trillado slasher mezclado con eso que llaman ahora "asedio al hogar", cuando servidor estaba llegando al ecuador dudaba seriamente si estaba viendo esa maravilla de la que todo el mundo hablaba. Al límite del aburrimiento, los primeros 50 minutos de YOU´RE NEXT vienen a ser lo de siempre. No hay una sola secuencia (ni plano) que no hayamos visto tropecientas veces ya. El dibujo de personajes, manido y resobado hasta la nausea. El guión, patillero a más no poder y las reacciones de algunos de sus efebos, ridículas. Hasta los belfos de inquietantes asesinos con máscara, oiga. Los subrayados que van anunciando que "esto no es lo que parece", visibles a kilómetros de distancia. Al menos durante tanto rato hemos tenido un par de guiños "amiguetiles" para el aficionado con los papelitos de mi adorado Larry Fessenden (ese realizador-actor-productor con perenne jeta de acabar de despertarse con resaca) y el cachondo personaje que incorpora Ti West, que apenas dura cinco minutos en pantalla. Pero justo en el momento en el que uno ya piensa que, o la cosa se dispara en los últimos 20 minutos o esto no hay dios que lo arregle, se produce el (pequeño) milagro. Los ronquidos desaparecen en el preciso momento en el que uno de los asesinos (enmascarados, por supuesto) pisa la tabla con clavos. Adam Wingard despierta del letargo y, al fin, pone las cartas sobre la mesa con algo de honestidad: YOU´RE NEXT no es más que una peliculita descerebrada y molonamente sangrienta cuyas ínfulas de "psicoanálisis familiar" y ese (supuestamente) innovador ensamblaje dramático no son más que oropeles que caen por su propio peso. Y vista la película completa, las motivaciones y psicología de todo el tinglado es bastante simplona. 

Ti West justo antes de ser escabechado

Así, YOU´RE NEXT se convierte en su último tramo en una revisión sádica de HOME ALONE, sustituyendo al querubín por una chavala experta en supervivencia (su monólogo al respecto es digno de SCARY MOVIE) y cuyos asaltantes son una panda de zoquetes lamentables. Wingard activa el "modo ochentero" hasta en la deliciosa música con sintetizadores desbocados (añorando al mejor Carpenter), convierte a su protagonista en MacGyver (¡qué viejos somos!) y el gore creativo, al fin, se dispara (memorable ese cráneo pasado por la turbomix). La película concluye con el arrebato cartoon apropiado: un yunque cayendo en la cabeza de alguien. No acabo de entender por qué el bueno de Wingard se toma tantas molestias inútiles para enmascarar durante casi una hora la película que realmente quería ser YOU´RE NEXT: la divertida, humilde y honesta, no la pretenciosa y forzada. 

Larry Fessenden, el vecino intermitente

- Lo mejor: que a pesar de su soporífera primera hora, al final la cosa deja un buen sabor de boca

- Lo peor: los agujeros del guión (¿alguien me explica para qué lo del vecino, por ejemplo?), la forzada y simplona motivación de los malos y las absurdas reacciones de las víctimas

  CABEZAS