Culpables

Golfos

Parque Temático

Visionarios

TUCKER & DALE VS EVIL / Canadá / 2010
Cada cierto tiempo ocurre, y mola. En alguna parte del mundo alguien agarra por los belfos los dogmas del género, les da la vuelta con inteligencia y ganas de cachondeo y demuestra la infinita elasticidad del cine de terror. Si el  penúltimo, genial ejemplo, fue SHAUN OF THE DEAD (ZOMBIES PARTY), tirando de las variadas apocalipsis zombies que el celuloide nos ha dado, pero con ambiente proletario a lo Ken Loach y alma de comedia romántica; o THE COTTAGE, tronchante bastardización entre un thriller a los "hermanos Coen" y cualquier slasher de pacotilla de ambiente rural, a reivindicar pero ya, ahora llega el turno de TUCKER & DALE VS EVIL, deliciosa vuelta de tuerca al hermético subgénero del survival con gotas de slasher. Y una puntualización: como los ejemplos anteriores, ésta no es una parodia, sino una comedia con todas las letras.  Mejor no leais más esta parrafada, simplemente, birra en ristre y en buena compañía, sentaos a verla y disfrutad.  Hacedme caso. Porque tenemos la típica pandilla de adolescentes pijos y chavalas turgentes pasando un finde rural. Tenemos un par de lugareños feos y con pocas luces. Y una cabaña en lo más profundo del bosque con una macabra maldición. Todos los ingredientes en un survival de manual. La maniobra, pues, es tan sencilla como brillante: darle la vuelta al punto de vista. Porque los "montañeses" son dos almas cándidas e inocentes, dos seres encantadores, y los jovenzuelos una panda de memos llenos de prejuicios que les toman por peligrosos psicópatas sedientos de sangre. El juego con los topicos es un descojone (el primer encuentro en la gasolinera, la motosierra, la decoración de la casa, el policía...) y uno tras otro, los teenagers van muriendo por accidente de las maneras más absurdas, mientras los pobres rednecks Tucker y Dale, asustados por la escabechina que sucede a su alrededor, piensan que se trata de una panda de tarados dispuestos a culminar un retorcido suicidio colectivo, jejeje. Lo bueno es que la pareja protagonista funciona muy bien, aunque es imposible no acordarse de ZOMBIES PARTY, una vez más, y es que los ingleses suelen ser bastante insuperables en esto del humor, amigos. Es una pena que la película no aguante el fuelle durante todo su metraje, y en especial  por el respetable desinfle que sufre en su último tercio, con ese típico retruécano innecesario que le hace perder enteros y parte de su encanto inicial, una modearada cuesta abajo rubricada por un epílogo que rechina por los lados. Lo dicho, aunque juega en la misma liga que las delicatessen mencionadas, TUCKER & DALE VS EVIL no llega a ese nivelazo, aunque no por ello deja de ser disfrutable para cualquiera en general y una obligación para los amantes del género.


- Lo mejor: Tucker & Dale!

- Lo peor: no llegar tal lejos como prometía, le falta algo de inventiva visual 


PD: misterios de la distribución y las redes, la copia que disfruté era un workprint de excelente imagen pero a falta de los f/x digitales y muchos de sonido, perfectamente visible y disfrutable, aunque si alguno caza la versión completa, mi agradecimiento será eterno, chicos y chicas. Así que, como no tengo 6 cabezas y media y tiro de imaginación, TUCKER & DALE VS EVIL se lleva un merecido...

  CABEZAS