Culpables

Golfos

Busca esa cosa

Cargando...

Filmografia

Parque Temático

Visionarios


ALICE IN WONDERLAND / EEUU / 2009
Dirección: Tim Burton
Guión: Linda Woolverton; basado en los libros “Alicia en el País de las Maravillas” y “A través del espejo” de Lewis Carroll 
Producción: Joe Roth, Suzanne Todd y Richard D. Zanuck 
Música: Danny Elfman 
Fotografía: Dariusz Wolski
Montaje: Chris Lebenzon
Diseño de producción: Robert Stromberg
Vestuario: Colleen Atwood 
Interpretación: Mia Wasikowska (Alicia), Johnny Depp (Sombrerero Loco), Helena Bonham Carter (Reina Roja), Alan Rickman (voz de la oruga), Anne Hathaway (Miranda, la Reina Blanca), Michael Sheen (voz del Conejo Blanco), Stephen Fry (voz del Gato de Cheshire), Timothy Spall (voz del sabueso), Crispin Glover (Jota de Corazones), Christopher Lee (voz de Galimatazo)


Es curioso cómo en los últimos meses se han acumulado tres películas muy esperadas de otros tantos directores muy personales, y las tres con un denominador común: son adaptaciones de tres clásicos infantiles. Hablo de DONDE VIVEN LOS MONSTRUOS, de Spike Jonze, extrañísima pero hipnótica miniatura que bascula entre la histeria y la melancolía, como la vida misma; FANTASTIC MR. FOX, de Wes Anderson, la que tengo en la recámara y que en breve caerá, aún más con la recomendación del sr. Emil; y finalmente la que nos ocupa, esta especie de adaptación de la mítica ALICIA bajo el prisma de Tim Burton y, esto no es un dato baladí, producida al amparo de la Disney, que dicho sea de paso, sigue teniendo los derechos desde que hace décadas hiciese su propia adaptación animada, seguramente la película más disfrutable de la casa  (y menos empalagosa) junto con EL LIBRO DE LA SELVA.


A priori, que Burton se haga cargo de una adaptación de ALICIA parece lo más natural del mundo, una especie de "ya estabas tardando, amigo". Los universos creativos, porque universos son, de Lewis Carrol y Tim Burton parecen confluir en armonía, al menos en el plano teórico. El delirio, la imaginación desbordada y libre y la profunda anarquía visual y conceptual que desprende ALICIA, y aún más, su segunda parte, a A TRAVÉS DEL ESPEJO, me hacían frotarme las manos. Pensaba en BITELCHÚS, o en MARS ATTACKS!, las dos pelis más anarkas del amigo Burton, y ya estaba salivando. El choque de locomotoras creativas podría ser descomunal, porque, creo que ya os habreis dado cuenta, la obra de Carroll me parece una de las cimas de la literatura fantástica de todos los tiempos. Y no he dicho infantil, porque creo que ambas novelas rebasan con mucho ese calificativo. Son la caña. Así que, esta vez sin las dichosas gafas 3D, ahí estaba yo, expectante en la butaca, anticipando un momento histórico o algo así. Casi dos horas después era incapaz de librarme de la palabra decepción, que revoloteaba sin compasión por mi cabeza...


Voy a empezar por lo bueno. Visualmente, la ALICIA  de Tim Burton es un festín, como no podía ser de otra forma (sólo faltaba...). En especial, la paleta de colores de la película y su textura visual es impresionante, con un toque de oscuridad bien enfocada, un diseño de personajes extraordinario (es, en un 75%, una película de animación en realidad) y una factura general sobresaliente. Su desorbitado presupuesto de 250 millones de $, el más alto hasta el momento que ha manejado Burton, se traduce en pantalla en un opíparo festival para los sentidos. Los personajes humanos, en especial las dos reinas, son todo un hallazgo. La Reina Roja, en manos de una Helena Bonham Carter desatada, es gloriosa, pero es que la Reina Blanca, encarnada por la habitualmente pavisosa Anne Hathaway, tiene un puntito rarísimo y como "flotante", ida, con una extraña y sutil locura que sin duda es fruto de una precisa dirección de actores. De Johnny Depp no voy a repetirlo: único. La jovenzuela Mia Wasikowska, sin embargo, se limita a aguantar el tirón, esta Alicia no resulta especialmente memorable. Y aquí empiezan los problemas, en el propio personaje de Alicia, amigos.


No tengo problemas en que esta Alicia sea ya una chavala de buen ver, no una niña. Tampoco me importa que este sea un "regreso" a un mundo que ella había interiorizado como un sueño, un regreso al País de las Maravillas una vez superada la infancia. Vale, ok, puedo asumirlo. Lo que me saca de mis casillas es que la guionista Linda Woolverton agarre las novelas, las pase por el maldito filtro del Manual del Guionista de Hollywood, y que el resultado sea un guión fofo e insípido, que sigue a rajatabla las normas de cualquier blockbuster veraniego de segunda que prostituye el corazón mismo de Carroll, y que encima nos lo quiera colar como una "actualización" de la mitología. Dos ejemplos.  Primero: ¿para qué diantres tiene Alicia una "misión épica" en su País de las Maravillas? ¿por qué ese tono mesiánico del personaje, que ha de salvar el mundo, otra vez? ¿de qué va esto, de una batallita final entre buenos y malos?  ¿Es que nos hemos vuelto idiotas de pronto? ¡Es Alicia, copón! Nada más contrario al espíritu de las novelas que señalar con el dedo y juzgar a sus criaturas. Segundo: aquí teneis el Jabberwoocky (en español, Galimatazo),  un ser absurdo que aparece en un poema dadaísta escrito por Lewis Carrol.


Brillaba, brumeando negro, el sol;
agiliscosos giroscaban los limazones
banerrando por las váparas lejanas;
mimosos se fruncían los borogobios
mientras el momio rantas murgiflaba.
¡Cuidate del Galimatazo, hijo mío!
¡Guárdate de los dientes que trituran
Y de las zarpas gue desgarran!
¡Cuidate del pájaro Jubo-Jubo y
que no te agarre el frumioso Zamarrajo!
Valiente empuñó el gladio vorpal;
a la hueste manzona acometió sin descanso;
luego, reposóse bajo el árbol del Tántamo
y quedóse sesudo contemplando...
Y así, mientras cabilaba firsuto.
¡¡Hete al Galimatazo, fuego en los ojos,
que surge hedoroso del bosque turgal
y se acerca raudo y borguejeando!!
¡Zis, zas y zas! Una y otra vez
zarandeó tijereteando el gladio vorpal!
Bien muerto dejó al monstruo, y con su testa
¡volvióse triunfante galompando!
¡¿Y haslo muerto?! ¡¿Al Galimatazo?!
¡Ven a mis brazos, mancebo sonrisor!
¡Qué fragarante día! ¡Jujurujúu! ¡Jay, jay!
Carcajeó, anegado de alegría.
Pero brumeaba ya negro el sol
agiliscosos giroscaban los limazones
banerrando por las váparas lejanas,
mimosos se fruncian los borogobios
mientras el momio rantas necrofaba...

Pues bien, ¿sabeis en qué se convierte esta genialidad lingüística? En un vulgar dragón digital, a la postre el antagonista que Alicia, armadura en ristre (lo juro, Alicia con una armadura) ha de cepillarse, para ser aún más originales, con una espada mágica. Así de simple, así de tonto, así de inane. Y de postre: ¿a qué viene ese tonillo final de "Manual de la Jovencita Emprendedora" que se gasta la peli? No niego que el mensaje final de la peli sea positivo para la chavalería, pero el alma de Alicia está muy lejos de ser un ejemplo viviente de un manual de autoayuda.


En medio de esta medianía argumental, para más inri, el capullo de Tim Burton, que no ha tenido las narices de plantarse y exigir una revisión del guión, nos deja caer algunos detalles, algunos indicios, algunas pistas de lo que su ALICIA, en realidad, podría haber sido. Ese breve flashback con la Alicia niña deja con la miel en los labios. Hay momentos en el que Burton logra arrancarse el corsé, y hace gala de ese libertinaje y anarquía total que esta película pedía a gritos para no ahogarse en la mediocridad, pero son  breves espejismos. Burton no ha sabido, o no ha querido, dotar a su película del grado de locura y transgresión que necesitaba para respirar, para hacerse grande. A estas alturas no me basta con disfrutar de esos árboles de ramas retorcidas, de esos setos con forma de animales ni de esos calcetines a rayas si no hay algo más que lo acompañe. Lamentablemente, su Alicia es una Alicia domesticada, y no creo que se pueda decir nada peor de una adaptación de ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS. Mucha policía, poca diversión.


- Lo mejor: a pesar de todo, el brío de Burton se deja entrever en algunos momentos, acordes con el deslumbrante despliegue visual

- Lo peor: el nefasto Manual del Guionista se pega de leches tanto con Carroll como con el propio Burton

CABEZAS



5 vituperios:

Alexcore dijo...

Me gustó más el puto planeta de los simios, vaya por delante que soy fan acérrimo de éste hombre, pero lo primero: menuda mierda de 3D, eso no es tresd ni nada, segundo: menudo soberano aburrimiento de película, tercero: Burton ha perdido gran parte de su toque mágico en ésta película...

La decepción del año, por ahora.

Pablo Hernández Delgado dijo...

+ gmpf no jodas...

bueno, la veremos aunque sea sólo para disfrutar visualmente un rato =(

Anónimo dijo...

A mi no me parece ¬¬ recordemos que ahora esta con DISNEY =( lo unico que pienso es que no le dieron la libertad que nesesita para crear un verdadero mundo de maravilas, al menos dejo su marca personal =)
Con respecto a ¿por que tiene Alicia una mision epica? -esta loca y todo loco tiene una razon ¿por que ha de salvar el mundo, otra vez? -otra vez??? ¿por que una batalla final entre buenos y malos? -me suena a Disney en lo demas concuerdo contigo Jabberwoocky =P

Anónimo dijo...

me agrada el trio Direccion: Tim Burton Musica: Danny Elfman Interpretacion: Johnny Depp =)

Anónimo dijo...

Hola :

Me llamo Jimena San Martín soy administradora de un sitio web. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello me encantaría contar con tu sitio en mi web, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

Si estas de acuerdo házmelo saber enviando un mail a jimena.sanmartin@hotmail.com
Jimena San Martín