Culpables

Golfos

Busca esa cosa

Cargando...

Filmografia

Parque Temático

Visionarios

NO ONE LIVES / EEUU / 2012
Aunque recientemente ha participado en el film de episodios PARIS, I´LL KILL YOU, todavía inédito, no sabíamos nada de Ryûhei Kitamura desde el buen sabor de boca que nos dejó con la nada fácil adaptación de Clive Barker MIDNIGHT MEAT TRAIN, de 2008. Con NO ONE LIVES hay cambio de perspectiva, aunque no de género. Fiel al terror puro y duro pero ahora sin elementos sobrenaturales, Kitamura tira del slasher psicopático al uso, género que reconozco que cada vez encuentro más y más aburrido, para, sin revolucionar nada, insuflarle nuevos aires y jugosos detalles. Mostrando al psycho desde el mismo arranque (un psicópata enamorado y viajero, hay que aclarar) pero situándolo en una posición novedosa (será la presa durante el primer tercio), su atípico comienzo puede descolocar un poco al respetable, pero sitúa con acierto las piezas en el tablero de lo que va a ser un sangriento juego. Un juego para el terrorífico asesino (imaginaos a un modelo de Calvin Klein con la mirada fija en tí y cubierto de sangre hasta las cejas, con la jeta de un sorprendente Luke Evans) y un juego para el espectador aficionado a estas lides, que a la media hora ya estará saltando de gozo en el sillón. Porque es NO ONE LIVES un divertimento directo, salvaje y sin pretensiones, alegremente exagerado, un despiporre gore que, aunque en su tramo final utiliza todos y cada uno de los tópicos del género, tiene en sus bien explícitas entrañas algunas imágenes y momentos para el recuerdo (atención al primer escondite del asesino). Una gamberrada desfasada e inverosímil en la que Kitamura despliega, aunque con menor potencia que en MIDNIGHT MEAT TRAIN, todas sus armas de dirección y puesta en escena. NO ONE LIVES no aportará nada al espectador casual, pero es una gamberrada macabra y hasta cierto punto sorprendente para nuestros maltrechas retinas, una relativa bocanada de aire fresco en el estancado subgénero del slasher. Nada más que eso (y nada menos).

- Lo mejor: que bajo su falsa apariencia de "más de lo mismo" respire una película tan divertida, macarra, inverosímil y bruta como NO ONE LIVES

- Lo peor: en el fondo no es más que una jugosa broma para los estómagos más curtidos

    CABEZAS


PACIFIC RIM / EEUU / 2013
Todavía dolido por la cancelación de AT THE MOUNTAINS OF MADNESS, el bueno de Guillermo Del Toro se refugió en la producción mientras lograba una financiación millonaria para su nuevo capricho personal, el más gigantesco juguete que el mexicano jamás ha tenido entre manos. Hay algo de vendetta personal hacia los cegatos ejecutivos que le negaron su ansiada adaptación de Lovecraft (en esencia, PACIFIC RIM es una historia 100% lovecraftiana, pero revestida de furia de blockbuster y oropeles oxidados). Para empezar, los personajes de este ruidoso mamotreto son más planos que la suela de un zapato, y tanto da si el musculado héroe vive su vida heroica o muere atragantado por su propia testosterona. Especialmente vergonzante en esta debacle resulta la pelea a puñetazos de los dos machos alfa en medio del pasillo. La mayor parte de los diálogos o se dedican a soltar eslóganes o son directamente ridículos, o las dos cosas. ¿Es pues PACIFIC RIM un completo bluf?. Pues nada de eso, porque todo lo demás en esta película es una puta pasada. Dicen que el diablo está en los detalles, y es precisamente ahí donde la personalidad de Del Toro asoma y coge aire. Los secundarios están mucho mejor escritos que los genéricos protagonistas. Guillermo rueda las larguísimas luchas de titanes (más de la mitad del metraje son puras leches formato king size) como nadie lo ha hecho hasta ahora, a años luz de la confusión y carencia de ideas de unos TRANSFORMERS, por ejemplo. La peculiar plástica de su mirada inunda sin mucha estridencia cada fotograma de esta película (atención a los traumáticos recuerdos de la chica) y no hay un solo momento de aburrimiento en la cinta. Ni uno. El problema es que la ambición sólo se ha quedado en el terreno presupuestario, no en el concepto. Apenas hay un esbozo de la calidad y calidez humana de los HELLBOY, por ejemplo. Sin embargo y por alguna extraña razón, PACIFIC RIM da sopapos en la cara a cualquiera que juegue en su misma liga financiera (tipo los mentados TRANSFORMERS, pero también mierdas como BATTLESHIP y el lamentable remake de GODZILLA, por ejemplo). Tanto que no le encuentro mucho sentido a seguir rodando películas de monstruos gigantes. Será infantil y superficial, un puro entretenimiento de verano. Será una peli alimenticia y a la cola de sus mejores obras. Pero vibrar así mientras Mazinger Z se da de hostias con Cthulhu no tiene precio. No hay nada más guay.

- Lo mejor: los detalles y la personalidad de Guillermo del Toro en un producto que en otras manos podría haber sido una basura

- Lo peor: un guión sin sorpresas y unos diálogos (y discursos), en general, lamentables

  CABEZAS


BYZANTIUM/Inglaterra/2012
El periplo intermitente de Neil Jordan por las aguas del fantástico siempre ha dejado películas muy interesantes. Con BYZANTIUM regresa al terreno conocido que en su momento le otorgó visibilidad mundial: el vampirismo. Si ENTREVISTA CON EL VAMPIRO era producto de su tiempo, una visión hipergótica y ultrarromántica del asunto de los chupasangres, debidamente operística, espectacular y barroca, BYZANTIUM arroja un tono mucho más oscuro, frío, intimista y reflexivo. Profundamente actual. Es BYZANTIUM un film sobrio y contenido en todos los sentidos, de una cadencia pausada y abundantes silencios rotos sólo por algún que otro alarido y puntuales surtidores de sangre. La profunda desolación y melancolía de sus imágenes (algunas de ellas de una potencia abrumadora, como las cataratas que se vuelven sangre cada vez que se realiza una conversión) calan en la piel mientras que la trama en realidad discurre por caminos ya explorados desde LET ME IN (la sueca), a la que BYZANTIUM le debe no pocos hallazgos y que parece que ya está creando escuela. Es también el recorrido existencial de una madre y su hija, mujeres acosadas (es ésta una obra profundamente feminista en cierto sentido) que se niegan a claudicar, que siguen adelante perseguidas por violentos hombres sin ética, todo apoyado por la magnífica química entre Saoirse Ronan y Gemma Arterton, ambas dos complementarias y clavando sus respectivos y jugosos personajes. Eso que llaman "sensibilidad poética" se cuela cada cierto tiempo en las imágenes, y el uso de las metáforas visuales que Neil Jordan practica desde la mítica EN COMPAÑÍA DE LOBOS consigue insuflar vida y crear empatía con estos dos seres de la noche. Ya os podéis imaginar que BYZANTIUM es una película densa y que requiere cierto esfuerzo, pero los resultados emocionales y estéticos merecen la pena. De esas que crecen en el recuerdo. Y nominada a mejor poster del año. Hermoso.

- Lo mejor: la sensibilidad sin estridencias de Neil Jordan, que eleva la película a un nivel superior

- Lo peor: momentos excesivamente morosos y algún que otro subrayado sobrante

  CABEZAS