Culpables

Golfos

Busca esa cosa

Cargando...

Filmografia

Parque Temático

Visionarios

Disculpad la intrusión, pero estaba recordando por qué amo tanto esta ciudad...

Efectivamente malandrines, se ha hecho esperar pero ha merecido la pena: ya se ha estrenado el Episodio 09 de COSMO TRIP, la serie de animación 3D online en la que colaboro.



Y si quereis acceder al resto de episodios y contenidos especiales de la web, sólo teneis que pinchar la imagen del "Petit Cabrón" acosado por las Sillyconitas.


Y os recuerdo que también podeis bichear en su facebook y en el canal de Youtube de LINCE STUDIOS.

 LA MEUTE / Francia / 2010
A los franceses se les está yendo la pinza, el brío y la dignidad. Si hace muy pocas lunas cada entrega de estos nuevos bárbaros era recibida con taquicardias por el aficionado, de un tiempo a esta parte, aunque el goteo sigue más o menos al mismo ritmo, la calidad media de los esputos visuales que lanzan al mundo comienza a ser preocupante. Era de esperar, pero no por ello deja de ser algo decepcionante. Desde LA HORDE no siento esa descarga eléctrica con acento galo por las vértebras. Porque amigos, LA MEUTE es un truño en las narices: completo, amorfo y sin sustancia. Ya sabemos que perderse por la campiña francesa es una cosa muy chunga considerando que la densidad de dementes por kilómetro cuadrado parece ser preocupante (recordad FRONTIERE(S), HUMAINS o CALVAIRE amigos), pero sin embargo la cosa no empieza mal, incluso ilusiona, con este look tan duro en la imagen y un arranque con misterio, al menos hasta que el maromo inquietante "desaparece". A partir de ahí la película se convierte en una especie de teatrillo amateur que trata de tocar todos los palos a la última moda sin ahondar en ninguno, con una habilidad tirando a lo lamentable y una especie de ansiedad por imitar la iconografía redneck yanqui que resulta ridícula. Cambios de tercio cada quince minutos que anuncian cosas que nunca llegan, situaciones absurdas sin ser graciosas (aunque lo pretendan, y ni siquiera estoy seguro de eso), personajes lamentables sin excepción (esos moteros... ¿son una parodia? ¿son simplemente memos?, ¿qué me decís del policía?), monstruos haciendo posturitas a cámara y uno de esos finales... buf. Dificil destacar algo en semejante despropósito, y menos recomendarlo con las cosas realmente potentes que hay por ahí pululando. También conocida como THE PACK, por si alguien se equivoca. Quizás el boom de esta Nouvelle Horreur Vague haya sido cosa de unas cuantas mentes brillantes y no un estallido generacional. No sé. Estoy confuso. La silla con los alambiques mola...

- Lo mejor: no llega a los 80 minutos

- Lo peor: que esta y otras anuncien el canto de cisne de esta brillante oleada de cine de género francés

  CABEZAS



 PRIMAL / Australia / 2010
El masoquismo compulsivo es una de las señas de identidad del aficionado al terror, amigos. Podría haber pinchado EL LAZO BLANCO, PA NEGRE o THE FIGHTER, pero no. La llamada de la selva. Sabes que lo que estás a punto de poner ya lo has visto cien mil veces sólo mirando fugazmente el poster, pero ahí nos aposentamos, salivando frente a la tele cigarrillo de liar en ristre y con un "No molesten" colgando del gaznate. Y aunque las sorpresas existen (aleluya) la mayoría de las veces el acto masoquista culmina con éxito. Una pura desviación audiovisual de desconocido origen patológico. PRIMAL es una de esas al 100%. No hay una sola razón por la que recomendar al no aficionado esta película. Canónica de principio a fin y fiel al survival como la que más, se demuestra que la industria australiana se está poniendo las pilas, sobre todo cuando ya empieza a generar su propias copias, como la que nos ocupa. Greg McLean dio el pistoletazo de salida con torpedos del calibre de WOLF CREEK o ROGUE, a la que siguieron brillantes gemas como RED HILL o la extraordinara THE HORSEMAN. La ópera prima de Josh Reed se situa en una segunda división que no aporta nada, pero hará disfrutar de hora y media de horrores saltarines. Sacando máximo partido a los abrumadores entornos naturales de su tierra natal y sus atávicos misterios (punto en común de todas las muestras de género salidas de Australia, por cierto), si uno se resiste a apagar el reproductor a los 10 minutos disfrutará de una peliculita de horror bastante apañada con buen ritmo, absurdo argumento en el que se intenta meter con calzador todos los tópicos habidos y por haber (a saber: jovenzuelos de camping, monstruos prehistóricos, virus letales, agua contaminada, posesiones chungas, advertencias ancestrales y "¡¿donde guardaste el machete?!"...) pero dotado de cierto brio y empaque en la puesta en escena (un par de peleas guapas), sorpresa final demente y gore (que hará sonreir a los fanáticos de Lovecraft y sus bichitos tentaculares con ganas de fornicio) y un metraje ajustado y al grano, lo que le impide aburrir ni un solo minuto. Una peli que se deglute y excreta con cariño, con la única originalidad de que aquí el poseso de turno destripa a un canguro en vez de a un ciervo. Recomendable sólo para masoquistas y románticos, pero sólo si ya has visto todas las mencionadas arriba.

- Lo mejor: las hay mucho, mucho peores

- Lo peor: las hay mucho, mucho mejores

  CABEZAS



 SCOTT PILGRIM VS THE WORLD / EEUU / 2010
¡Al fin, pardiez! Ya estaba tardando en meterme entre pecho y espalda la adaptación de los famosos cómics de Brian O´Malley que tan variada (y polarizada) ristra de comentarios ha provocado. Los originales sólo los conozco de pasada, con ese estilo tan manga-naif, asunto que en breve solucionaré con una hábil incursión en la biblioteca de mi hermana. Dicho esto, no hay problema para los no iniciados como yo: la película habla por sí misma. Y más que hablar, atruena con una explosión de color y decibelios descontrolados. SCOTT PILGRIM VS THE WORLD es una de esas que sólo exigen una cosa del espectador: entrar en el juego. Si a los 5 minutos no estás pasándolo muy bien, mejor busca otra cosa que echarte a las retinas. Porque la última película de Edgar Wright (tipo que lleva trayectoria marciana y de culto, ya) es completamente sincera en su planteamiento y resultados, una vibrante muestra de nuestros tiempos audiovisuales que no se corta ni un pelo a la hora de aunar estilos, influencias y hasta plataformas y medios. Comedia romántica juvenil + videoclip + cómic + videojuegos, pero tomando de cada uno lo que enriquece y complementa a los restantes, que no es poca cosa, sin rechinar y creando un todo cohesionado, coherente y, lo más importante, entrañable y disfrutable al 100% por (casi) cualquier tipo de público ávido de dejarse deslumbrar con un entretenimiento de primer nivel y moderada cantidad de frikismo en sangre. Pero la palabra clave es CARISMA. SCOTT PILGRIM mola mucho, amiguetes. Es una peli que derrocha carisma por los cuatro costados, tan referencial como, ¡oh milagro!, novedosa por sí misma. Un torrente narrativo de ritmo impecable (pero nunca confuso), que hace diabluras con los resortes del montaje (atención a la superposición de secuencias mediantes elipsis a machete) y maneja cual prestidigitador todo lo que cualquier chaval crecido en los 80 con unas mínimas inquietudes culturales ha mamado en su adolescencia, y a mucha honra. Reivindicación autoconsciente de lo indie-pop con cierto ramalazo punki, mucha energía desatada y buen rollo sin ñoñerías, con su punto justo de cinismo postmoderno y mucha, mucha diversión, cuyo único punto débil quizás sea la desopilante acumulación de peleas a lo "Mortal Combat" en su recta final, en el fondo un pequeño pasote perdonable porque, para mi sorpresa, la película de Edgar Wright me ha dejado poso y permanece en mis neuronas vivamente mucho después de su enajenante visionado. Dentro de su muy delirante argumento (que no hay que desvelar a los neófitos), los personajes funcionan y quedan en la memoria (lo de Michael Cera es... puro carisma), fruto del trabajo bien hecho a todos los niveles y de una tremenda capacidad para empatizar con ellos y ellas. Mucho más de lo que podría esperar. Genial. Y mi hermana, que se ha devorado todos los cómics, está encantada. Segunda parte ya.


- Lo mejor: no hay otra igual (por el momento)

- Lo peor: ¿por qué la han ninguneado así?

  CABEZAS