Culpables

Golfos

Filmografia

Parque Temático

Visionarios

DEMONLOVER / Francia / 2002

Entre punks adictos a la heroína y maldiciones gitanas cuelo esta cosilla francesa dirigida por el prestigioso ex-enfant terrible Olivier Assayas. Advierto que es la única peli que he visto de este hombre, y lo cierto es que no me ha parecido para tanto. Thriller tecnológico en ambiente megacorporativo internacional reforzado por un casting franco-norteamericano-nipón, esta es una de esas películas que prometen mucho y acaban dando más bien poco, y que, una vez más, confía en que las neuronas del espectador estén lo suficientemente adormecidas como para metérsela doblada en varias ocasiones. Pues no amigo Assayas, no cuela, y es una pena porque gran parte del (excesivo) metraje de DEMONLOVER es muy entretenido y lo suficientemente exótico e interesante como para crear una expectativas que acaban explotando en fuegos artificiales demasiado predecibles. Como os decía, la cosa comienza como un thriller ambientado en altas esferas empresariales en el que la traición y el engaño parecen ser el comportamiento habitual entre tiburones y tiburonas vestidos con trajes de Armani, enredados en peligrosos juegos de poder. Y es que la "escuala" principal de la peli, el personaje que interpreta con convicción la yanqui Connie Nielsen, es el gélido eje sobre el que pivota toda la función, revestida con una estética entre fría, publicitaria y plenamente colorista (en su segmento nipón). Curiosa en tanto nos muestra el modus vivendi de esta voraz fauna corporativa, y muy entretenida por los vericuetos argumentales y temáticos con los que se mueve (lo del porno nipón 3D es un puntazo), la cosa empieza a debilitarse cuando la Nielsen se pone el pasamontañas y de pronto nos vemos inmersos en MISIÓN IMPOSIBLE, tan-tan-tantantantan... De ahí al final, pues bueno, pretendida sordidez ("el lado oscuro de Internet", amigos), derrapes argumentales y neuronales, coqueteos con las snuff-movies, una particularmente ridícula conversación en un restaurante chino que se supone que es el clímax emocional y una parte final absolutamente verbenera y predecible, con una secuencia epílogo que pretende ser turbadora pero que en el fondo es más inocente que BARRIO SÉSAMO. No obstante y a pesar de sus desvaríos, no está tan mal. Ah, y con Chloë Sevigni, y Gina Gershon fumando yerba, una tipa que particularmente me encanta.

- Lo mejor: el planteamiento y el retrato del mundo corporativo internacional
- Lo peor: el desparramo del último tercio


CABEZAS



REPO MAN / EEUU / 1984
Dirección y guión: Alex Cox

Música: Steven Hufsteter e Iggy Pop

Fotografía: Robby Müller

Intérpretes: Emilio Estevez, Harry Dean Stanton, Olivia Barash, Tracey Walter, Sy Richardson, Susan Barnes, Fox Harris, Del Zamora


Quizás alguno de vosotros no conozcais a Alex Cox. Como tantas cosas en la vida, a veces los estímulos llegan por oleadas, y todo ha empezado con la lectura de POR FAVOR, MÁTAME (LA HISTORIA ORAL DEL PUNK), de Legs McNeil y Gillian McCain, desde ya la auténtica biblia sobre el movimiento punk contada en tiempo real por sus propios apóstoles. Mil birras desde aquí para el compañero Emil por el descubrimiento. Una cosa lleva a otra, y en mi fastuosa montaña de dvd´s comenzaron a brillar dos pelis, con sendos punkis en la portada: uno en segunda fila, anónimo y caricaturesco (REPO MAN) y otro en primer plano soltando un alarido, célebre y real como la vida misma (SID & NANCY). Ambas cintas, dirigidas por un señor llamado Alex Cox, tipo del que, hasta el momento, solo tenía referencias tangenciales, han rubricado con alegres escupitajos mi quicena punki. Como aunque no lo parezca soy un tipo ordenado, antes de empezar por la primera, dejadme que os hable un poco de Alex Cox.

En todos estos años, mis encuentros con este tipo han sido en plan "colega de"... Colega de John Waters, colega de Alex de la Iglesia, colega de Terry Gilliam... Gracias a ello, actor secundario en PERDITA DURANGO (uno de los polis fronterizos) y LOS CRÍMENES DE OXFORD (el profesor de matemáticas que se vuelve loco, lo mejor de la peli por cierto), coguionista de la primera versión de MIEDO Y ASCO EN LAS VEGAS... Poco a poco el círculo se va cerrando, y le veo por ahí de jovenzuelo y con cresta... mmm... se rumorea que groupie (gay) en sus tiempos mozos de The Clash y Sex Pistols y pseudo-mánager durante una temporada de The Pogues. Vaya. Por supuesto, también director de cine y documentalista (sus dos documentales versan sobre Akira Kurosawa y... el mito de Emmanuelle). Su productora se llama (literalmente) El Ángel Exterminador. Evidentemente, este tipo es carne de Sesión Golfa amigos.


De una trayectoria fílmica no ya errática sino surrealista, tras su inencontrable ópera prima SLEEP IS FOR SISSIES, el tipo dirige REPO MAN, lo que canónicamente se suele llamar una peli de culto, con la que, curiosamente, no es muy difícil toparse a las tantas de la madrugada en nuestras televisiones, cuando hasta las teletiendas agonizan. Así fue mi primer contacto, años ha, con esta peli, de la que sólo tenía un recuerdo difuso. Me la he repasado hace poco en una deslumbrante copia remasterizada y sólo os puedo decir una cosa: hay pelis fáciles de contar, otras aburridas de contar y unas pocas imposibles de contar. Por supuesto, REPO MAN pertenece a esta última especie. Y sí, el maromo de la portada es Emilio Estevez.


Digamos que REPO MAN es un thriller punk sobrenatural. Digamos que la cosa va de un tipo moribundo que atraviesa los EEUU con una cosa fluorescente en el maletero que desintegra a todo el que la mira (sólo os he contado los primeros 3 min de la peli, tranquilos). Digamos que Emilio Estevez es un punki light que se queda sin trabajo en el súper. Supongamos que, sin querer, roba un coche (repito: sin querer) y entra en contacto con una mafia casposa de "recuperadores" de vehículos compuesta por un grupo de frikis y sus rivales gansta-latinos. Digamos que una sociedad secreta gubernamental con trajes plateados y luces de colores persigue al tipo del coche exterminador. Supongamos que unos flipados de los ovnis también. Digamos que los colegas punkis del prota se enteran de que el coche vale 20 de los grandes y van tras él. Supongamos que al final el más colgado de todos los personajes tenía razón, que un bidón ardiendo debajo de un puente es fuente eterna de sabiduría, que realmente "no future" y que el caos es la vía más rápida para alcanzar la inmortalidad. Todo ello subrayado por una banda sonora vociferada por Iggy Pop. ¿Os ha quedado claro?


Ochentera y barata hasta la médula, REPO MAN hace gala durante todo su metraje de una libertad creativa y conceptual de muchos quilates. A pesar de la impresión que podais tener por su delirante argumento, seriedad poca: la película está contada con una ligereza y una tendencia a la comedia surrealista sorprendente, un poco en la vena de un John Landis en sus buenos tiempos, pero con un filo mucho más punki, of course, y sin menospreciar sus buenas persecuciones, tiroteos y enredos de todo tipo, hasta el punto de que en sus últimos 20 minutos es imposible seguir la avalancha de giros, situaciones y cambios de escenario a toda pastilla que el sr. Cox nos propone, muy en consonancia con el caos punk que, desde el principio, parece ser la base ideológica de REPO MAN. Un (quizás demasiado) tiernecito e imberbe Emilio Estevez adolescente, que no obstante aguanta el tirón estupendamente hasta hacer de Otto un personaje muy simpático, tiene la fortuna de estar secundado por uno de los mejores devora-escenas de los últimos 30 años: Harry Dean Stanton, genio y figura, actor soberbio haga lo que haga. Sumad a todo esto algunas lineas de diálogo geniales, un ritmazo frenético (sobre todo en su último tercio), un sentido del cachondeo tan sanote como destroyer y tendreis REPO MAN, una pequeña joyita ochentera tan anárquica como disfrutable, con esa extraña sensación de que, pese a todo, parece que Alex Cox sabe de lo que habla, por muy delirante que sea su discurso. En definitiva, un buen puyazo anti-sistema en plena era Reagan. A descubrirla ya.

- Lo mejor: lo dificil que es encontrar hoy en día películas tan libres como esta

- Lo peor: no conectar con su anárquico discurso


CABEZAS

HEAVENLY CREATURES / Nueva Zelanda / 1994
Dirección: Peter Jackson

Guión: Peter Jackson y Frances Walsh

Música: Peter Dasent
Fotografía: Alun Bollinger

Intérpretes: Kate Winslet, Melanie Lynskey, Sarah Peirse, Diana Kent, Clive Merrison, Simon O´Connor, Jed Brophy, Peter Elliot



Es probable que Peter Jackson sea uno de los cineastas más mencionados en Sesión Golfa, es lo que tienen los viejos amores. Director de alcance y fama mundial a raíz de la fabulosa trilogía de EL SEÑOR DE LOS ANILLOS, es bueno recordar que antes de ese titánico tour de force al bueno de Jackson apenas le conocían dos grupúsculos de cinéfilos (o cinéfagos, tanto da): por una parte los gore-adictos cachondones que le descubrimos con su inenarrable, delirante, casposa, ultragore y megadivertida ópera prima MAL GUSTO, y que poco después vimos en BRAINDEAD el culmen y la muerte por puro exceso del propio género, por otra los que se fijaron en él a raíz de CRIATURAS CELESTIALES en los circuitos festivaleros. De hecho, fue con esta película con la que el neocelandés comenzó a labrarse cierto prestigio más allá de sus apocalipsis gore, genero en el que literalmente lo expulsó todo y en el que, lógicamente, ya poco más tenía que decir tras la apabullante BRAINDEAD, película sobresaliente se mire por donde se mire.


Peter Jackson siempre ha sido un enamorado de su tierra, algo que no es nada anecdótico si repasamos su carrera: desde su primer film, gran parte de ellas suceden en Nueva Zelanda, y todas se han rodado allí, incluso la americanizada THE FRIGHTENERS, gran parte de KING KONG y ese genial capricho cinéfilo en forma de falso documental como es FORGOTTEN SILVER, en el que para más inri se centraba en Colin McKenzie, supuesto cineasta paisano suyo creador del cine en color, el sonido y el travelling... mucho antes que todos los demás. Mantiene un equipo fijo de trabajo desde sus más tiernos comienzos, desde su coguionista habitual Frances Walsh hasta el equipo técnico casi casi al completo, un alarde de fidelidad bastante marciana en el mundillo. Todas sus pelis son, como mínimo, coproducciones neocelandesas. Los ingresos por turismo se han disparado tras el rodaje de los anillos. Se dice incluso que ha dado trabajo a través de su productora (Wingnut Films) y de su empresa de efectos visuales (Weta) a un 80% de los profesionales de su país y a todos los estudiantes en prácticas de audiovisuales. Si en Wellington no le ponen un monumento ya, al menos deberían declararle "industria cultural" en sí mismo o algo. Así no es de extrañar que poco tiempo después de terminar BRAINDEAD, Peter se fijase en un suceso que conmovió a la sociedad neocelandesa a mediados de los 50: el brutal asesinato de una mujer a manos de dos adolescentes, Pauline y Juliet, siendo la víctima además madre de la primera. Pauline dejó constancia de los dos tormentosos años de relación con su amiga Juliet en unos diarios que, y eso se avisa desde el principio en la peli, son la base sobre la que se sustenta la historia.


Efectivamente, bajo el (temible) epígrafe de "basado en hechos reales", que a mí invariablemente me trae a la mente imágenes de sofá y ronquidos, arranca la historia de CRIATURAS CELESTIALES, sólo para ser demolida a los pocos minutos porque, si hay algo de lo que carece la película, curiosamente, es de objetividad pseudoperiodística, algo que la honra y la hace aún más grande. Tras un curioso arranque documental, la imagen idílica se rompe con un alarido: dos chicas jóvenes gritan y corren ensangrentadas por un bosque, registradas por una cámara frenética en constante movimiento. Al contrario que muchos otros, que cuelan sin rubor opinión travestida de información, Peter Jackson no engaña a nadie y pone las cartas sobre la mesa: esto no va a ser un docudrama neutro ni un telefilm, esto es la narración totalmente subjetiva de un asesinato visto a través de los ojos, las palabras y los sentimientos de las asesinas, un punto de vista tan sincero como arriesgado. Ni más ni menos.


Así, al librarse de muchos estereotipos externos cuando el cine aborda estos espinosos asuntos, el orondo Jackson se lanza a la piscina con total libertad creativa, sin ceñirse a género alguno, logrando trasmitir esa mágica sensación de "pura vida" que traspasa la pantalla sin renunciar en ningún momento a la complejidad, tanto en el preciso dibujo de sus dos protagonistas como en el de los secundarios (sus familiares), lejos del estereotipo y con una carga de ambigüedad notable. Muy lejos del frio estigma documental, CRIATURAS CELESTIALES es un verdadero festival de emociones desatadas, muchas de ellas contradictorias, pero siempre tremendamente humanas y, ante todo, una arrebatadora historia... de amor. No puedo llegar a entender como algo tan diáfano y evidente es maquillado en algunos foros con epítetos tan tontos como "perturbadora amistad especial" o "inmersión a los abismos de la locura" y chorrosandeces así, allá ellos. Esta magnífica historia de la gestación de un crimen pasional adolescente, un acto tan puro en su génesis como atroz en su resultado, curiosamente, molesta a algunos espectadores por la absoluta falta de un juicio paralelo por parte del director, que para más inri riega la mayor parte de la película con una vitalidad, una luz abrumadora y una sensibilidad que se desparrama en cada fotograma, sin que por ello el crimen en sí resulte menos seco y brutal. Pura sabiduría narrativa, amigos.


Por supuesto, el extraordinario trabajo de sus dos protagonistas (y todos los secundarios) ayuda, y mucho, a que CRIATURAS CELESTIALES sea una peli tan deslumbrante. El debut de Kate Winslet es, sencillamente, espectacular. Siempre caminando por el mismo filo de la sobreactuación, pero controlando cada mínimo detalle, la inglesa consigue perfilar una Juliet que es como una locomotora vital siempre a punto de descarrilar, rebosante de vida, alegría y fantasía, extrovertida y un punto lunática, una fuerza de la naturaleza cuyo contrapunto, la retraída y callada Pauline, interpretada certeramente por la olvidada Melanie Lynskey, se acopla como un guante hasta conformar su reverso compatible, ambas funcionando como un Yin-Yang imparable, una unidad cómplice y potencialmente peligrosa. La dirección de Jackson, tan energética como de costumbre (esos movimientos de cámara imposibles) se beneficia además por una exquisita puesta en escena (algunas escenas del "Cuarto Mundo" parecen ya bocetos de EL SEÑOR DE LOS ANILLOS) que en esta ocasión presta especial atención a los detalles y a la ambientación de la época, ribeteada con un delicado aliento poético (y musical) que multiplica por cien el disfrute de esta maravillosa película, y que no hace sino confirmar que Peter Jackson, más allá de la popularidad mediática con la que carga desde hace unos años, es uno de los autores fundamentales del cine moderno, pues creo que ya atesora en su carrera unas cuantas obras que, dentro de no mucho tiempo, serán consideradas clásicos. Tiempo al tiempo.

Ellas dos, las de verdad

PD: tras el juicio y cinco años de prisión (eran demasiado jóvenes para sufrir la pena capital o la cadena perpetua), Juliet y Pauline fueron liberadas por separado con la condición de no volver a verse ni comunicarse jamás. Pauline desapareció de la vida pública para siempre, pero Juliet se convirtió en la célebre escritora de novela negra Anne Perry. Se cree que desde el juicio nunca volvieron a tener contacto.

- Lo mejor: que una película sobre un crimen atroz sea también un canto a la vida y la libertad


- Lo peor:
que muchos sigan cegados sólo por el fulgor de los anillos

CABEZAS

No, a pesar de que va para un mes que no posteo, no estoy en búsqueda y captura, hermanos y hermanas. Asuntos laborales de esos muy absorbentes, como los pañales, me tienen abducido sin un mísero momento para disfrutar frente a las teclas. Muy pronto estaré de vuelta con un buen arsenal cinéfago de actualidad como ARRÁSTRAME AL INFIERNO, DISTRITO 9, una purga mental de nombre ANTICRISTO y alguna que otra delicia de culto recuperada de algún polvoriento almacén virtual... y ya de paso celebraremos como se merece haber rebasado las 10.000 visitas.

Sigan atentos a sus pantallas y... vigilen los cielos.

Mientras tanto, un abrazo!