Culpables

Golfos

Filmografia

Parque Temático

Visionarios


ESKALOFRÍO / ESPAÑA / 2008
Dirección: Isidro Ortiz.
Guión: Hernán Migoya, Alejandro Hernández, José Gamo e Isidro Ortiz.
Producción: Ramón Vidal y Álvaro Augustín.
Música: Fernando Velázquez.
Fotografía: Josep María Civit.
Montaje: Bernat Aragonés.
Dirección artística: Pilar Revuelta.
Vestuario: Eva Arreche.
Interpretación: Junio Valverde (Santi), Blanca Suárez (Ángela), Jimmy Barnatán (Leo), Mar Sodupe (Julia), Francesc Orella (Dimas), Roberto Enríquez (Antonio), Andrés Herrera (Fabián), Paul Berrondo (Óscar), Anna Ycolbazeta (Gloria), Berta Ros (Erika Hassel), José María Domenech (Teófilo), Christian Najera (Raúl), Pau Poch (Tito).


ESKALOFRÍO es la tercera película de Isidro Ortiz tras la estupenda FAUSTO 5.0, en la que colaboraron miembros de la FURA DELS BAUS, y la muy plomiza (haciendo honor a su nombre) SOMNE. Enmarcadas todas en un "fantástico postmoderno", por decirlo de alguna manera, ESKALOFRÍO demuestra otra vez lo que defiendo desde tiempo: por aquí tenemos un potencial tremendo de género y una nutrida horda de directores/guionistas con buenas ideas, pero seguimos tropezando en la misma piedra una y otra vez, la falta de promoción (somos unos completos inútiles en esto) y una especie de "complejo de inferioridad" ridículo que lleva a películas como esta a sufrir la indiferencia/desconocimiento general. Y además estoy seguro de que este auto-maltrato masoquista al cine español de género no tiene nada que ver con la calidad de las pelis (como muchos opinan) sino a su completa falta de distribución: cuando la cosa se vende bien (vease REC o EL ORFANATO, por ejemplo) la cosa funciona, así de simple. No hay ninguna razón por la que cualquier espectador que disfrutó con JOVENES OCULTOS, LOS VIAJEROS DE LA NOCHE o THE RING no vaya a disfrutar de ESKALOFRÍO, pero para disfrutarla hay que saber de su existencia. Fin de la pataleta dominical.

Francesc Orella como Dimas... ¿el nuevo Paul Naschy?

Aunque tramposilla y algo confusa, ESKALOFRÍO se beneficia (y mucho) de una factura visual personal y brillante, una puesta en escena cuidada al milímetro y un buen ritmo narrativo. La película lanza un anzuelo clarísimo, y uno pica sin dudar: por fin una peli de vampiros adolescentes hecha aquí. Las primeras peripecias vitales de Santi, un chaval aislado y enfermizo que no soporta la luz del sol, al que le están creciendo los colmillos y que "sueña" con morir abrasado funciona de cojones. La peripecia vital que le lleva a abandonar la ciudad con su madre en busca de un clima más beneficioso para su delicada salud hace que nos frotemos las manos: una peli de vampiros adolescentes en un entorno rural norteño, nublado, asilvestrado, grisaceo, y con la tensión palpable que todo forastero (y más aún si es rarito) debe sufrir en sus carnes. Hasta aquí chapeau, con una ambientación perfecta y una presentación de personajes efectiva. Arranque inmejorable, un inquietante protagonista, un buen plantel de secundarios y todo un abanico de posibilidades por delante. Lamentablemente, poco a poco la cosa se va diluyendo, no por hastío o desinterés, sino por todo lo contrario: la cosa pincha por pura acumulación, hasta que la maldita pregunta comienza a revolotear por la cabeza... ¿de qué va todo esto? A la media hora ya tenemos demasiadas vías abiertas: la historia vampírica de Santi, el monstruo que merodea por el bosque, asesinatos sangientos, pasos en el desván, la luna llena, el juego del "falso culpable" y un buen montón de pistas falsas por doquier que, no obstante, no consiguen evitar que le descubramos el truco al asunto demasiado pronto. Mal asunto.


Siempre he pensado que cuando un guión viene firmado por más de dos guionistas es que la cosa no acaba de cuajar, y precisamente eso ocurre con ESKALOFRÍO amigos. En vez de concentrar el interés en el apasionante arranque, se ponen demasiadas cartas sobre la mesa que no acaban de cohesionarse y lograr el repoker que pretende. Parece que cada uno está intentando contar su película, con lo que la trama general queda algo forzada, rematada por el "secreto" del bosque, cuya explicación parece metida con calzador de forma bastante tosca e incoherente (la visita al viejo orfanato con las monjas) aunque, milagrosamente, nada hace que la película acabe por derrumbarse, en gran medida gracias al extraordinario talento visual de Isidro Ortiz, (hay un par de secuencias de puro terror y tensión de quitarse el sombrero) que sólo pincha en un par de ocasiones, con alardes que no acaban de funcionar (todo ese tramo con la cámara en "modo nocturno" no me gustó nada). Los actores cumplen con creces, el simpático Jimmy Barnatán repite su papel de siempre de amigo friki/enrollado, pero hay que destacar a su protagonista Junio Valverde, que consigue rubricar una sorprendente e intensa interpretación, haciéndose de principio a fin con un personaje nada fácil.


Buenas intenciones e ideas que no llegan a rematarse del todo, enorme poderío visual e incluso ciertos momentos de riesgo hacen que ESKALOFRÍO sea una más que digna y elegante muestra del cine de género de aquí y de ahora por encima de todas sus incoherencias y errores, muy por encima de esos subproductos pestilentes y remakes fast-food con los que nos bombardean desde el otro lado del Atlántico.

- Lo mejor: Santi atenazado por el terror tumbado en un sofá mientras la niña-monstruo merodea muy cerca. Magistral.

- Lo peor: el caco maravillao conceptual, las explicaciones forzadas, el susto-epílogo ochentero


CABEZAS





1 vituperios:

Unknown dijo...

Me ha gustado bastante, un rato entretenido con mal rollo incluido. Te doy la razón con el tema de la promo, es el puto enemigo del cine español, si no la conoces no la puedes ver, parece que este concepto tan sencillo no lo entienden las promotoras....