Culpables

Golfos

Filmografia

Parque Temático

Visionarios

HITCHCOCK / EEUU / 2012
Advertencia: si alguno esperaba el biopic definitivo de uno de los más grandes genios del cine puede seguir esperando.  Y es que Sacha Gervasi es un tipo peculiar. Director de uno de los mejores rockumentarys de la historia, el magistral ANVIL!, ahora tira la casa por la ventana para ofrecernos lo que es, en el fondo, una película bien raruna. Gervasi se aleja todo lo que puede del biopic al uso, concentrando su personal visión sobre el maestro del suspense durante la creación de PSICOSIS, pero aportando un enfoque bastante inusual que aromatiza la película con ingredientes fuera de la norma. Destellos de comedia que a ratos casi rozan la parodia (el gran Anthony Hopkins clava el acento del orondo inglés, pero su caracterización funciona con altibajos: en ocasiones estamos viendo a Hitchcock, pero otras un skecth de las Celebrities de Muchachada Nui...), que tiene su culmen en la delirante escena del rodaje de la célebre secuencia de la ducha. Momentos metacinematográficos que son puro hallazgo (el prólogo y el epílogo, jeje). Arrebatos psicoanalíticos que tratan de unir la retorcida psique de Alfred con la de Ed Gein, su modelo psicópata para Norman Bates (¡el propio Ed llega a sentar a Hitch en un diván!). Utilización a discreción de las diversas leyendas negras del maestro, como su obsesión compulsiva por las rubias macizas y su marcada querencia a empinar el codo. Y, sobre todo, el fundamental papel que Gervasi otorga a Alma (estupendísima Helen Mirren), la pareja sentimental y profesional de Hitch durante toda su vida, una curiosa relación que es el verdadero corazón de la película, a la postre una reivindicación sincera de su figura y su trabajo, siempre oculto bajo la alargada sombra de su marido. Con todo esto sobre la mesa, HITCHCOCK resulta una peli peculiar, hasta cierto punto arriesgada, que se aleja todo lo que puede de la gravedad y el drama y que opta en su lugar por un delicioso tono ligero y lo suficientemente excéntrico como para que se nos pase en un suspiro. Una visión personal (aunque también superficial, ojo) sobre una leyenda del cine que no pretende, ni mucho menos, sentar cátedra, sólo entretener, que no es poco.

- Lo mejor: la estimulante mezcla de elementos tan dispares y su tono distendido, ligero y socarrón

- Lo peor: en el fondo no profundiza en casi nada de lo que cuenta

  CABEZAS


1 vituperios:

manipulador de alimentos dijo...

Una buena historia, bien contada, con un Hitchcock amable que muestra ante la pantalla todas sus neuras y debilidades de la mano de Alma, su comprensiva esposa. Buenas interpretaciones para una película que hace pasar un buen rato. Un saludo!