Culpables

Golfos

Filmografia

Parque Temático

Visionarios

 PRIMAL / Australia / 2010
El masoquismo compulsivo es una de las señas de identidad del aficionado al terror, amigos. Podría haber pinchado EL LAZO BLANCO, PA NEGRE o THE FIGHTER, pero no. La llamada de la selva. Sabes que lo que estás a punto de poner ya lo has visto cien mil veces sólo mirando fugazmente el poster, pero ahí nos aposentamos, salivando frente a la tele cigarrillo de liar en ristre y con un "No molesten" colgando del gaznate. Y aunque las sorpresas existen (aleluya) la mayoría de las veces el acto masoquista culmina con éxito. Una pura desviación audiovisual de desconocido origen patológico. PRIMAL es una de esas al 100%. No hay una sola razón por la que recomendar al no aficionado esta película. Canónica de principio a fin y fiel al survival como la que más, se demuestra que la industria australiana se está poniendo las pilas, sobre todo cuando ya empieza a generar su propias copias, como la que nos ocupa. Greg McLean dio el pistoletazo de salida con torpedos del calibre de WOLF CREEK o ROGUE, a la que siguieron brillantes gemas como RED HILL o la extraordinara THE HORSEMAN. La ópera prima de Josh Reed se situa en una segunda división que no aporta nada, pero hará disfrutar de hora y media de horrores saltarines. Sacando máximo partido a los abrumadores entornos naturales de su tierra natal y sus atávicos misterios (punto en común de todas las muestras de género salidas de Australia, por cierto), si uno se resiste a apagar el reproductor a los 10 minutos disfrutará de una peliculita de horror bastante apañada con buen ritmo, absurdo argumento en el que se intenta meter con calzador todos los tópicos habidos y por haber (a saber: jovenzuelos de camping, monstruos prehistóricos, virus letales, agua contaminada, posesiones chungas, advertencias ancestrales y "¡¿donde guardaste el machete?!"...) pero dotado de cierto brio y empaque en la puesta en escena (un par de peleas guapas), sorpresa final demente y gore (que hará sonreir a los fanáticos de Lovecraft y sus bichitos tentaculares con ganas de fornicio) y un metraje ajustado y al grano, lo que le impide aburrir ni un solo minuto. Una peli que se deglute y excreta con cariño, con la única originalidad de que aquí el poseso de turno destripa a un canguro en vez de a un ciervo. Recomendable sólo para masoquistas y románticos, pero sólo si ya has visto todas las mencionadas arriba.

- Lo mejor: las hay mucho, mucho peores

- Lo peor: las hay mucho, mucho mejores

  CABEZAS



0 vituperios: