Culpables

Golfos

Filmografia

Parque Temático

Visionarios


Segunda y última parte del resumen de 2012, ahora centrado en lo más chungo del año y, de propina, las habituales 8 DELICATESSEN que nadie debería dejar pasar, y las CUENTAS PENDIENTES, de las que espero vuestras recomendaciones y comentarios. Como curiosidad: más de uno me ha señalado (y yo me he percatado a posteriori) que en LO MEJOR DE 2012 toda las películas eran norteamericanas (y una canadiense y otra neocelandesa). Como bien sabéis, no discrimino por nacionalidades, y las procedencias me la soplan, no tienen valor añadido. En 2012 apenas he visto cine oriental que me haya impactado (habitual en este blog), y muy poco español, por poner sólo un par de ejemplos, pero insisto: es lo que hay, amigos. Sólo comentar que celebro los dos taquillazos nacionales del año: LO IMPOSIBLE y LAS AVENTURAS DE TADEO JONES, pero que de igual modo y en el caso de la primera, me enajena su estomagante bombardeo publicitario y su consiguiente invasión de la salas, que sé a ciencia cierta que ha impedido que otras películas españolas, muchos más modestas e independientes (y seguramente más interesantes), hayan podido encontrar su hueco, y en algún caso ni siquiera estrenarse. Pero me dejo de rollos. Muchas de ellas ya han pasado por el blog, así que sólo tenéis que pinchar sobre sus posters para leer su reseña original. Comenzamos con las DELICATESSEN de 2012, sin orden ni concierto...

8 DELICATESSEN


REC 3 - GÉNESIS
A muchos fans de la saga se les atravesó la tercera entrega, pero para un servidor es un soplo de aire fresco en una fórmula que ya mostraba síntomas de desgaste. Con un oportuno viraje a la comedia salvaje, un fun gore que prima la diversión sobre el terror puro, REC 3  es una de las gamberradas más gozosas del año, con nivelazo técnico y artístico de impresión, ritmo trepidante, mucho cachondeo y una Leticia Dolera motosierra en ristre para comérsela entera. Un opíparo festín, a la espera del horror salvaje que esperamos de Balageró para el cierre de la saga en 2013: APOCALIPSIS.



A FANTASTIC FEAR OF EVERYTHING
La comedia más delirante del año no merece el ninguneo al que se le ha sometido. Autentico one-man-show del siempre estupendo Simon Pegg, desde ya heredero espiritual del añorado Gene Wilder, A FANTASTIC FEAR OF EVERYTHING es una delicia netamente inglesa y honestamente freak, que bebe sin pudor desde de las clásicas comedias de la Ealing hasta del cine de terror psicológico y de psicópatas, pasando por agradecidos toques montypythonianos y la fabula moral con animalitos parlantes (¡!) y que, aunque provoque desconcierto, es una joyita para los espíritus más bizarros.



EL MUNDO ES NUESTRO
No hace falta ponerse trascendental, tremendista ni progre-buenrollista para rodar una película social contundente y efectiva, sobre todo si se hace desde la comedia pura. De ínfimo presupuesto y financiación alternativa, la ópera prima de Alfonso Sánchez, especie de TARDE DE PERROS versión sevillana, funciona con la aparente ligereza de un Berlanga pasado por la turmix de un Tarantino con acento andaluz, cuyos tics amateurs no hacen sino engrandecerla como una de las propuestas españolas imprescindibles del año. Queremos más como ésta.




LOVELLY MOLLY
Cine de género pequeño, barato y sugestivo, de personajes y atmosférico, esa fue la propuesta de Eduardo Sánchez con LOVELLY MOLLY, terror psicológico de muchos kilates cuyo efectivo desarrollo y creciente mal rollo se te impregna en la piel como un herpes satánico. Jugueteando todavía con las texturas de videocámara que tanto le gustan, pero mucho más contenido y elegante, Sánchez consigue su mejor peli hasta el momento, inquietante en grado sumo, con la total entrega de Gretchen Ledge a su papel, su protagonista absoluta, que en un mundo justo debería ganar un Oscar o dos.



EXTRATERRESTRE
Nacho Vigalondo es uno de esos tíos con universo y mirada propios, pero que, afortunadamente, también es un fan del cine de género. Si con la fabulosa LOS CRONOCRÍMENES hizo la peli de viajes en el tiempo más personal de la década, siempre a reivindicar, con ésta le da una vuelta de tuerca a la invasión alienígena (siempre en off) desde la perspectiva de la comedia romántica minimalista. Diminuta en su producción, hilarante en su desarrollo y algo frustrante en su conclusión (se mira demasiado el ombligo a ratos), diversión garantizada y raruna en formato casero con un divertido elenco dando lo mejor de sí.



THE GREY
Estrenada como INFIERNO BLANCO, desapercibida entre el maremagnum veraniego de mediocridades, THE GREY se merece el rescate mucho más que el atroz gobierno de Rajoy. Aparenta ser un survival más, con grupo de testosterona perdido en las nieves y acosado por lobos, pero desde el principio se intuye que hay algo más: una pátina íntima y existencial, que conduce la película hacia una abstracción poética de mucha potencia, conducida por un Liam Neeson que, aleluya, hace mucho más que poner la jeta y cobrar el cheque. Si no fuera por un acto central algo rutinario, estaría en LO MEJOR. Merece la pierna.



LOBOS DE ARGA
Aunque está lejos de ser una película redonda, a su guión le faltan unas cuantas vueltas, y da la sensación de que podría haber dado mucho más de sí, lo que supone LOBOS DE ARGA ya es suficientemente gozoso y digno de celebrar, películas pequeñas, honestas, comerciales y cafres como ésta es lo que necesitamos para crear industria, no tanto megataquillazos puntuales de presupuestos desmesurados. Comedia de terror que funciona en sus dos caras, sincero y sentido homenaje al cine de género patrio de los 70, LOBOS DE ARGA garantiza diversión y risas durante hora y media, y a  ratos muchas risas.



CARNAGE
Comenzando por lo obvio: Roman Polanski es un maestro. Sólo así se entiende que agarre por los belfos una exitosa obra de teatro, que mantiene con rigidez la unidad de tiempo y espacio, y consiga una pieza de orfebrería de puro cine. Cuatro intérpretes en estado de gracia (esto no es una actuación coral: son alardes) y un guión mordaz y trepidante son suficientes para que el viejo Polanski nos mantenga pegado a la silla sin pestañear, despelotando las miserias de un par de matrimonios de clase media con una mala baba y lucidez que asusta. Estrenada aquí como UN DIOS SALVAJE.



LO PEOR DE 2012: PIFIAS, DECEPCIONES y TRUÑOS

Premio "Empanada espacial de sepia y chapapote" para...
PROMETHEUS

Ya me explayé en su momento, y vista otra vez la cosa no mejora. El film más esperado de la temporada (y de los últimos tiempos) es una lucha esquizo entre la película de ciencia-ficción "adulta" que pretende ser y la costrosa y descerebrada serie B en la que se convierte, por obra y gracia de un guión que, sencillamente, es una chapuza de aprendiz que toma al espectador por memo y no tiene ni repajolera idea de qué hacer con el legado ALIEN. Sólo se sostiene, faltaría más, por la indiscutible mano de Ridley Scott para rodar imágenes memorables.



Premio "Vuelve a Manhattan, Woody" para...
TO ROME WITH LOVE

Fiel a su ritmo y a su manía de darnos una de cal y otra de arena, si la de 2011 fue una delicia, ésta, a pesar de contar con muchos elementos a su favor (Woody regresa como actor, comedia de episodios, Roberto Benigni, Ellen Page...) y una idea de partida ingeniosa, apenas es capaz de sacarnos un par de sonrisas durante su hora y media, y eso es muy poca cosa. Todo huele a refrito de sí mismo y la historia se vuelve, a ratos, incluso irritante, llena de estereotipos, con ritmo amorfo y maneras acartonadas, y con esos apuntes de delirio que no se atreve a desarrollar. La próxima ya toca.



Premio "¿Dónde te escondes, Fresnadillo?" para...
INTRUDERS

A ver, INTRUDERS no es una película pésima, pero Juan Carlos Fresnadillo tampoco es un director mediocre, y su tercer film lo es. El amago del canario por asentar su carrera internacional tras la vibrante 28 SEMANAS DESPUÉS y varios proyectos abortados (entre ellos BIOSHOCK y el remake de LOS INMORTALES), al final se queda en poca cosa, resultado, otra vez, de una historia que toca demasiados palos, que no se decide qué película quiere ser y con resolución demasiado forzada. Ni siquiera Clive Owen destaca en un trabajo demasiado tibio e impersonal, que se diluye entre la marea.



Premio "Battleshit" para...
BATTLESHIP

Tampoco esperaba mucho de BATTLESHIP, pero al menos estaba dirigida por Peter Berg, que en algún universo paralelo estrenó la muy macarra VERY BAD THINGS. Y los robots gigantes siempre molan, ¿que no?. Pues no. Con un ¿guión? que podría ser el más estúpido de la historia del cine sin mucho problema, un elenco que se limita a mirar al infinito como si estuviesen rodando un Shakespeare (lo de Liam Neeson es de juzgado de guardia) y una nada sutil soflama imperialista que asquea, resultado: arcada segura. Parafraseando a mi dealer: "Hey, no pierdas tiempo, yo siempre tengo mejor mierda".



Premio "En ocasiones veo muertos" para...
TWIXT
Y la buena mierda a la que refería mi dealer podría ser, por ejemplo, TWIXT, de esas que dependiendo del día podría estar también en las DELICATESSEN... Respeto que Coppola siga a su bola, bebiendo su vino y pasando de todo, así que TWIXT debió ser fruto de un delirium tremens imposible que trata de conciliar terror gótico con film arty literario, o yo qué sé, con un Val Kilmer con forma de cachalote emulando a un Stephen King de segunda, fantasmas lánguidos, psicópatas pedófilos, sectas vampíricas, el espectro de Allan Poe, imágenes poéticas de aspecto sintético y, vaya usted a saber por qué, algunas secuencias rodadas en 3D. Bizarro es poco.



Premio "Tomadura de pelo vintage" para...
V/H/S

Os lo juro: tengo escondidas en algún cajón polvoriento cintas VHS de fiestorros adolescentes con los amigotes más entretenidas que este bodrio patatero que sigue estirando el rollo found footage hasta la nausea. El baile de San Vito con la cámara y texturas granulosas no son suficientes para levantar una cosa amorfa, larga, soporífera y fea, un hype incomprensible que tiene tantos adeptos como falta de talento. Hay que esperar casi dos horas para que la cosa ofrezca un poco de interés con sus dos últimas historias, y justo entonces se acaba. Bah.




LAS CUENTAS PENDIENTES
Como todos los años, se me han escapado muchas. La primera de la lista, HOLY MOTORS, que me da pereza porque, como dijo mi compadre Emil, con COSMOPOLIS ya he tenido mi sobredosis de tíos en limusina. THE LORDS OF SALEM, del amigo Rob Zombie, que se ha pegado el batacazo allí donde la han proyectado. THE BAY, o el inofensivo Barry Levinson que se sube al carro del found footage con una de las más nastys del año (eso comentan). THE RAID-REDEMPTION, dicen que la peli de acción y artes marciales más tremenda de la década. SAVAGES, la última de Oliver Stone. WARRIOR, drama ambientado en el mundillo de la lucha.  Luego, pequeñeces apetecibles como INBRED, locura gore de Alex Chandom, SINISTER, BRANDED, CROCKNEYS VS ZOMBIES, THE DAY y un largo y nutrido etc de despojos varios... Y sí, en algún momento de mi existencia le echaré un ojo a LO IMPOSIBLE. Ahora os toca a vosotros... ¿pierdo el tiempo con estas? ¿qué más me he dejado en el tintero? ¿ein?


2 vituperios:

Juan Roures dijo...

Coincio en Un Dios Salvaje como maravilla de año (no sé cómo la ignoraron los Oscar...) y Prometheus entre las birrias. Un saludo.

Karba dijo...

Sí, el pasotismo que ha tenido la peña con la de Polanski no tiene nombre. Y Prometheus, la mires por el ángulo que la mires, sigue siendo una birria. Gracias por pasarte y un saludo.