Culpables

Golfos

Filmografia

Parque Temático

Visionarios


THE TALL MAN / EEUU-Canadá-Francia / 2012

Dirección y guion: Pascal Laugier
Producción: Kevin DeWalt, Scott Kennedy y Clément Miserez
Música: Jeff  Danna
Fotografía: Kamal Derkaoui
Montaje: Sébastien Prangère
Diseño de producción: Jean-Andre Carriere
Vestuario: Angus Atrathie
Interpretación: Jessica Biel (Julia), Jodelle Ferland (Jenny), Stephen McHattie, William B. Davis, Samantha Ferris


Era fácil de prever: la diáspora de los integrantes de la llamada nouvelle horreur vague al otro lado del charco continúa, lenta e inexorable. El genio Alexandre Aja ya está más que establecido, y andamos todos expectantes de cual será su siguiente paso tras la macarrada de PIRANHA 3D. Julien Maury y Alexandre Bustillo, artífices de A L`INTERIEUR, tras LIVIDE (aún francesa) se anuncia su desembarco en los USA tras su frustado intento de remakear HELLRAISER. Xavier Gens, autor de FRONTIERE´S, debutó en yanquilandia con THE DIVIDE, y ya acumula dos proyectos a la espera (uno de ellos, THE COLD SKIN, de evidentes influencias lovecraftianas, por cierto). David Moreau y Xabier Palud ya estrenaron el remake yanqui de THE EYE, con más pena que gloria. Y el más raruno de todos ellos, el demencial belga Fabrice Du Welz, trata de sacar adelante un proyecto llamado ALLELUIA basado, esta vez, en hechos reales. Así pues, de los pesos pesados, sólo nos queda Pascal Laugier, que llegó a Norteamérica con la llamativa credencial de su anterior película, la brutalísima y polémica MARTYRS, que tantos ríos de tinta derramó en su momento. Así pues, con la omnipresente presencia de su protagonista, la semiestrella buenorra Jessica Biel, ¿qué haría Laugier dentro del engranaje industrial de EEUU? Fácil: una gran película. Si no la has visto, la recomendación es clara: atrás prejuicios, no la dejes pasar. Adelanto conclusión porque estoy seguro de que se va a escapar más de un SPOILER. Primero, para que nadie la enfrente con falsas expectativas: THE TALL MAN es una película muy distinta a MARTYRS. El grado de brutalidad explícita ha desaparecido. Es mucho menos radical, al menos a nivel superficial. Segundo: aún así, en THE TALL MAN podemos identificar unas constantes que se repiten respecto a MARTYRS, o dicho de otro modo, tras tres películas, Laugier ha sellado una mirada propia. 


Como viene siendo habitual en esta panda, Laugier escribe el guión y se lleva a los USA a sus colaboradores en apartados tan importantes como la fotografía y el montaje. Parte de la producción, de hecho, es francesa. Jessica Biel, implicada hasta las trancas en el proyecto, ayuda también a que la película sea una realidad. Laugier no quiere que el asunto se le escape de la manos, ata cabos y hace la película que quiere hacer. Sin embargo, la maquinaria hollywoodiense, una vez más, vende el producto como lo que no es, en absoluto: un slasher que, si nos atenemos a frases promocionales y el poster americano, pretende arrancar franquicia con un nuevo asesino. Falso 100%. Para empezar, THE TALL MAN es una película de terror sólo en algunos momentos y sólo en su primera parte. Es una de esas que oculta un gran secreto. Ese "Hombre Alto" no es más que un punto de partida, casi un mcguffin, sobre el que descansa el armazón de la peli, o para ser más exactos, la primera mitad de la peli. Laugier juega sus cartas "de género" con sabiduría en este primer tramo, logrando que, cuando llega el cambio de tercio, ya estemos abducidos por el film. Su puesta en escena es milimétrica, elegante, cadenciosa, y su cámara examina rostros y escenarios con la precisión de un cirujano. Atención a la sencillez, la elegancia y, casi, el pudor, con el que filma la "resurrección" del bebé al principio. Se aleja todo lo que puede de los sustos facilones, del ritmo videoclipero y de la música estridente para acunarnos con una nana malsana y atmosférica, dando tiempo a sus personajes para que los empaticemos, dando tiempo a que el alma gris, triste y desolada de la película impregne nuestra piel. Hay en este tramo, por supuesto, detalles y formas que nos recuerdan al autor de MARTYRS, a su realista y palpable tratamiento del dolor físico. Aquí la violencia duele, duele mucho. Por fin vemos a un personaje revisar sus heridas entre el llanto y la respiración agónica. Y justo cuando creemos que estamos llegando a una especie de climax final (¡en medio de la película!), la palabra más sencilla que puede pronunciar un niño nos da la vuelta al cerebro. Sin subrayados ni tachanes, casi subliminalmente. Pero entonces nos damos cuenta que la película no ha hecho más que empezar, la subtrama del "Hombre Alto" se cierra y Pascal nos obliga a seguir la historia desde otro punto de vista... ético.

Poster internacional niponizado... ¿con otro título?

Pero que nadie salga corriendo, esto no es la última ocurrencia de mr. Shyamalan. El temible giro no llega al final, ni mucho menos. Durante media película tenemos que reajustar nuestro cerebro a la nueva visión de la historia. No se trata pues de epatar, sino de ¡redescubrir la película en tiempo real! Obviamente, Laugier tira de algún truco narrativo, como dividir un punto de vista que hasta entonces estaba centrado en Julia/Biel. Nada grave. THE TALL MAN, pues, se convierte entonces en un sofocante thriller de suspense que trata de responder una nueva pregunta (observad el mucho menos fariseo poster francés). Así, la película plantea un inusitado conflicto ético y, en última instancia y en un último plano que es una verdadera declaración de principios, Pascal Laugier se atreve, nada menos, que a romper la "cuarta pared" y lanzarle una pregunta muy jodida al espectador, directamente a nuestra jeta. Como vemos, este cambio de tercio conecta con lo que ocurría a mitad de MARTYRS (comenzaba, de facto, una nueva película), y no sólo eso, sino que en su verdadera esencia argumental, la hipótesis que propone Laugier aquí, sin llegar a ser tan radical como en la susodicha, sí que las conecta y participan una de otra.

Poster franchute, pura atmósfera

Dejo para el final a Jessica Biel. Supongo que muchos aficionados habrán fruncido el ceño con su total presencia en el poster. Pues tirad los prejuicios por la ventana, porque la Biel nos regala, hasta el momento, el personaje y la interpretación de su vida. Laugier esconde, literalmente, su seña de identidad, y su natural macicez pasa a la historia. Lejos de aparentar el más mínimo erotismo o lozanía, la Biel aparece, en buena parte del metraje, apalizada, hundida, hecha un giñapo. Y compone un personaje jodidamente complejo, humano, real. Bravo por ella. Otra vez, pocas concesiones a la industria, y un chasco total para el que acuda a ver a la habitual action-woman ostiándose contra el asesino enmascarado. Feliz también la recuperación de Jodelle Ferland (la cría de TIDELAND y SILENT HILL), convertida en una enigmática adolescente muda que Laugier retrata con estética cuasi nipona. 


Poco más que añadir. Para cualquier aficionado, THE TALL MAN es de visión obligatoria. No es una peli fácil ni de digestión inmediata, pero desde luego no tiene nada que ver con lo que tratan de vender desde los despachos. Sería una pena que muchos la dejen pasar por su aparente poco atractivo porque THE TALL MAN puede ser muchas cosas, incluso discutible en algunos de sus puntos clave, pero desde luego no es una más. Queda dicho.


- Lo mejor: la pericia de Pascal Laugier para llevar la película a un nuevo nivel de complejidad, alejándola de los estereotipos del género y generando importantes dosis de inquietud visual y conceptual

- Lo peor: como casi siempre, la voz en off resulta redundante y no aporta nada... excepto justo al final

  CABEZAS




2 vituperios:

Alexcore dijo...

A mi me ha flipado, pero creo que se la van a a cargar.

Karba dijo...

Me alegro de que te haya gustado Alexcore, y coincido contigo en que le van a dar mucha leña: por el twist de guión, por la frustración de expectativas para el espectador, y por la omnipresencia de Jessica Biel. Y ahora leo que se estrena en España... ¡en diciembre de 2012! Están locos estos distribuidores...
Un saludo colega.