Culpables

Golfos

Filmografia

Parque Temático

Visionarios

LOCKOUT / Francia / 2012

Ocurre muy de vez en cuando, pero ocurre: que un soberano pastiche-megamix de decenas de títulos más o menos míticos funcione, sí, funcione, sin que uno tenga el impulso de defecar poeticamente sobre el progenitor del responsable. Luc Besson, tipo listo, lo sabe. Desde hace años ya, apoltronado en su butacón de productor-estrella y recordando con tragos de Moet Chandon y volutas de habano sus años mozos de enfant terrible del cine europeo, el bueno de Luc abandonó cualquier intención de hacer buen cine con su canto de cisne, la hermosa ANGEL-A. Desde entonces no para, dedicado en exclusiva a parir blockbusters franchutes "a la americana" con su EuropaCorp. De esta matriz han salido ya un montón de pelis (pero a paladas), todas ellas cortadas más o menos por el mismo patrón, unas pocas con argumento del propio Besson. Manoseando muy de cuando en cuando la ciencia-ficción, siempre pasada por el furioso tamiz de la acción hiperbólica, LOCKOUT (por favor, ignoren de nuevo el delirante título en español: MS1: MÁXIMA SEGURIDAD) se beneficia de su magnífico modelo, de su tono ligero y circense y de su protagonista Guy Pearce, un notable actor que rara vez se presta a este tipo de productos. Prácticamente un remake encubierto de esa maravilla de John Carpenter titulada 1997: RESCATE EN NUEVA YORK, toma "prestado" su protagonista y argumento punto por punto (cambiando al inovidable Snake Plissken por Snow, hermanos de sangre, a esa Manhattan postapocalíptica por una cárcel espacial y al rescate del presidente de los EEUU por el rescate de... su hija), anabolizando la acción a tope en un guión funcional que, además de la mentada, quiere recordar a otro clásico de la acción ochentera: LA JUNGLA DE CRISTAL. Y para sorpresa de un servidor, como decía, la cosa funciona de maravilla, siempre que tengas muy claro que vas a devorar una hamburguesa y no un churrasco de ternera, y que posiblemente perderás unas cuantas neuronas por el camino. Serie B hinchadita sin más pretensiones que hacer pasar un buen rato a cualquier fanático de la acción espacial, con constante cachondeo generalizado (nadie se toma muy en serio la película, y en este caso es un plus), guiado por la chispeante batuta de ese Guy Pearce/Snow, chulesco, irónico y sobradísimo héroe que, desde la magnífica secuencia de apertura del interrogatorio, hace que afrontemos la peli ya con una sonrisa en los labios. Y es que hasta en la liga más chusquera hay clases, y, dentro de sus obvias limitaciones, LOCKOUT es un producto con cierta clase. Ideal para dejar el cerebro en la nevera y pasar hora y media refugiado de esta infernal ola de calor en tu sofá favorito, birra fresca mediante. Ni más ni menos.

- Lo mejor: sin inventar la rueda ni pretenderlo, lo bien que funciona el conjunto

- Lo peor: algunos efectos que, sencillamente, no llegan ni al aprobado (la persecución de la moto) 

  CABEZAS




0 vituperios: