Culpables

Golfos

Filmografia

Parque Temático

Visionarios

 FASTER / EEUU / 2010
Con tan sugestivo título en español y la mole de Dwayne Johnson en portada, FASTER (su mucho mejor título original) podría haber sido una de esas de las que suelo huir como la peste, de las que rara vez se cuelan en SESIÓN GOLFA. Pero, ¡albricias!, resulta que tras leer varios comentarios (incluído el de alexcore en su siempre interesante MELTING MAN), me picó la curiosidad. A los quince minutos ya estaba sudando adrenalina, amigos. SED DE VENGANZA es un mamotreto de mucho cuidado, un thriller de acción de notable pureza, que va al grano, que no se anda con gilipolleces y que no desaprovecha ni un sólo minuto de su ajustado metraje. Tanta es su devoción por el género que el chungo George Tillman Jr. logra plasmar a sangre y fuego una curiosa aura de estilizada abstracción, con una trama mínima pero bien armada, en la que ni los tres protagonistas tienen nombre propio, sino que se definen por su función en la historia (ellos son Driver, Cop y Killer, simple y llanamente), y cuyas tres secuencias de presentación son modélicas por su eficacia y potencia. Juega Tillman también a despojar la frenética función de cualquier elemento innecesario, incluso en los diálogos (el mostrenco Johnson debe pronunciar seis frases en toda la peli), lanzando guiños tanto al glorioso thriller de los 70 (ésta podría ser una historia firmada por Don Siegel o Walter Hill, por ejemplo) como al cine de acción hipertrofiado de los 80 (ese Schwarzenegger pre-botox, pero también al vengador con patillas Charles Bronson), pero sin pirotecnia innecesaria, cogiendo lo mejor de cada década y envolviéndolo con un ritmo, claro está, de pleno s.XXI. Así pues, a pesar de que la cosa chirría por improbable en algunos momentos y de que cierto retruécano final no hay dios que se lo trague (o quizás es que entramos en los terrenos del fantastique...), SED DE VENGANZA es una peli 100% disfrutable de principio a fin, muy lejos de la morralla pestilente que este género suele ofrecernos desde que comenzó el nuevo siglo con justicieros y vengadores de medio pelo. Aquí hay nervio y estilo, violencia seca y dolorosa como una patada en el escroto, sin llegar nunca a la hipérbole, dosificadas y tremendas secuencias de acción y persecuciones (¡brutal la del flashback del robo!), personajes de granito pero que funcionan como piezas en un efectivo engranaje de venganza sin florituras, en las antípodas de los enrevesados estudios sobre la materia de los asiáticos, por ejemplo. Sumadle también la presencia de Billy Bob Thorton, sabedor de que su rol deviene en el verdadero protagonista de la función, y la banda sonora de Clint Mansell, tan cojonuda como siempre aquí con un delicioso aroma vintage. Así pues, una pequeña gema entre la deprimente oferta de las multisalas, a la que no le cuesta nada destacar de otras semejantes, o como dicen los yanquis, la guilty pleasure ideal para invertir una hora y media en una de estas calurosas tardes de verano. Muy molona.

- Lo mejor: que un hipotético producto para el lucimiento de Dwayne Johnson sea también un thriller de acción tan sólido, sincero y trepidante

- Lo peor: que el personaje de Carla Gugino sea una comparsa, y algunos momentos del fashion-killer, al borde mismo del ridículo

  CABEZAS

0 vituperios: