Culpables

Golfos

Filmografia

Parque Temático

Visionarios


UP / EEUU / 2009
Dirección: Pete Docter
Codirección: Bob Peterson
Guión: Bob Peterson y Pete Docter; basado en un argumento de Bob Peterson, Pete Docter y Tom McCarthy
Producción: Jonas Rivera
Producción ejecutiva:
John Lasseter y Andrew Stanton
Música:
Michael Giacchino
Montaje: Kevin Nolting
Diseño de producción:
Ricky Nierva
Doblaje original
: Ed Asner (Carl Fredricksen), Christopher Plummer (Charles F. Muntz), John Ratzenberger (Tom), Delroy Lindo (Beta), Jordan Nagai (Russell), Bob Peterson (Dug/Alpha), Elie Docter (Ellie)


Ya resulta hasta cansino repetirlo, pero no encuentro mejor manera de decirlo: hoy por hoy no conozco en el mundo ningún equipo creativo capaz de parir una tras otra películas del calibre, la profundidad, la sabiduría y el puro placer estético que transmite UP. Mientras otros estudios como Dreamworks las hacen como churros, aprovechando el momento coyuntural y alargando sagas hasta la extenuación (del espectador), ese equipo mágico que forma Pixar crea joyas atemporales que, con una precisión sobrenatural, acaban siendo cada año lo mejor de la cosecha cinematográfica mundial, y sin repetir historias ni personajes, pues a excepción de la segunda parte de TOY STORY, cada película con la marca Pixar es tan única, personal e intransferible como su precedente (o la próxima). Esperemos que su renovada unión con Disney (estuvieron a punto de separarse para siempre) no les haga caer en la tentación puramente industrial y sigan cuidando con tanto mimo cada una de sus obras.


Dicho esto, ¿qué narices es lo que tiene Pixar que coloca sus películas a años luz del cine de animación que se hace hoy en el mundo (con el permiso del sr. Miyazaki)? Para empezar, el sempiterno olvidado del cine de animación: el guión. Nunca, nunca en una película de Pixar la historia es una excusa para el epatante despliegue tecnológico, sino más bien al contrario, y UP no es una excepción. Trabajados y pulidos hasta el más mínimo detalle, sus historias son tan originales como clásicas, en el mejor sentido de la palabra, plenas de detalles y segundas lecturas, con unos diálogos milimétricos, un sentido del gag visual y del ritmo asombroso y un diseño de personajes sencillamente soberbio. Recapitulando un poco, tenemos la historia de un crítico gastronómico que abandona sus prejuicios al degustar una sopa cocinada por una rata; la triste historia de soledad y amor de un robot mudo en una Tierra devastada; las peripecias de una familia disfuncional con superpoderes; la aventura iniciática de un pececito tullido; la paradójica empatía entre dos monstruos proletarios y la niña a la que deben aterrorizar... y, en la que nos ocupa, la alucinante aventura de un vendedor de globos viudo de... ¡78 años! ¿Qué otra película recordais cuyo action-hero sea un irascible anciano artrósico con un andador y cuyo némesis resulte otro anciano aún más viejo? ¿Recordais alguna película infantil en la que se adivine un aborto? ¿Cómo es posible que la simple contemplación de un álbum de fotos pueda lograr tal carga emocional al espectador adulto? Porque esa es otra de las grandiosas virtudes de Pixar (y por ende de UP, claro): el talento asombroso para captar la atención de todos los públicos sin resultar ni empalagosos ni infantiloides ni aburridos, y sin recurrir a los habituales chascarrillos o guiños "solo para adultos" tan propios de sagas tipo SHREK, películas que son entretenidas pero que no pasarán la cruel prueba del tiempo pues son filmes anclados en un momento determinado y para su consumo rápido. Dentro de 50 años el personal habrá olvidado las aventuras del ogro verde, pero disfrutará como el primer día de las peripecias del sr. Fredicksen. Puro talento, pura alquimia, ese brillo intangible que diferencia lo que está hecho para perdurar.


Centrándonos en UP, quizás más que nunca se mastica la sabia mixtura entre la tradición y la innovación de la que ha hecho gala Pixar desde siempre, pero incluso más depurada. Un ejemplo genial: la increíble carambola que se sacan de la manga para que, en una peli en la que los animalillos no hablan, toda una jauría de perros sí lo hagan (y de qué manera) sin dejar de ser perros en un mundo de humanos. Otra muestra: el prólogo que abarca toda la historia previa del anciano, una hermosa historia de amor desde su niñez hasta el arranque de la historia, un prodigio de síntesis narrativa que por sí solo es una obra maestra, la mayor parte además contada sólo por imágenes, de una delicadeza y una emoción sobresaliente. Y es que, por encima de que el coprotagonista sea un niño, UP habla mucho más de las vivencias de un adulto (ya en su último tramo vital) que de un crío, reforzado además por ese tono de aventuras clásico que bebe mucho más de Julio Verne o de Wells que de cualquier insulsa modernez videoclipera, ¿cómo si no se puede explicar que nuestro protagonista parezca un Spencer Tracy anciano, y su némesis un viejo Kirk Douglas (con huyuelo incluído)?


En fin, como ya he dicho por estos lares más de una vez, Pixar no pincha ni a propósito, y UP no es la excepción, manteniendo el nivel y, una vez más, haciéndonos soñar despiertos hurgando en los sentimientos puros, ese abanico existencial que, en definitiva, nos habla de la necesidad de todos nosotros de encontrar el camino hacia ese paraíso inalcanzable, tenga éste la forma que tenga. De las tres pelis más memorables que he visto este año en pantalla grande, dos son de animación... por algo será.


PD: y por supuesto, atentos al corto que antecede a la peli, esa deliciosa tradición única en su especie. Una vez más sin palabras, una vez más un derroche de imaginación. Chapeu!

- Lo mejor: la jodida intensidad emocional de algunos tramos, el maravilloso sentido de la aventura... todo

- Lo peor: que en muchos foros sigan discriminando al cine de animación, como si fuera algo "a parte", sin dejarle jugar en la misma liga que al resto, cuando la animación simplemente es una técnica para contar historias, nada más


CABEZAS



3 vituperios:

Alexcore dijo...

No tengo palabras, creo que desde Wall-E que no veía una de animación tan buena, superior total, la vi en 3d con mi hijo mayor MAX y nos quedamos alucinando, el trozo musical-imagenes que narra la vida de la pareja hasta la muerte de ella me parece magistral....

Magli dijo...

Estoy deseando verla, Pixar tiene tal nivel creativo, que sea cual sea la pelicula que sale de sus mentes, hay que prestarles algo de atencion, no como Dreamworks...

Karba dijo...

UP es una verdadera pasada, y me he quedado con las ganas de verla en 3D con gafas y tal... y por lo que cuenta Alexcore la experiencia merece la pena.

Pixar está a otro nivel.