Culpables

Golfos

Filmografia

Parque Temático

Visionarios




THE HOST (GWOEMUL) / COREA DEL SUR / 2006
-Director: Joon-ho Bong
-Guionistas: Chul-hyun Baek y Joon-ho Bong
-Productor: Yong-bae Choi
-Música: Byung-woo Lee
-Fotografía: Hyung-ku Kim
-F/X: The Orphanage
-Intérpretes: Kang-ho Song, Hie-bong Byeon, Hae-il Park, Du-na Bae, David Anselmo...




¿Quién no ha visto alguna vez a Gojira (Godzilla para el mundo) pisotear Tokyo? No, el bodrio yanqui no cuenta. Todos lo sabemos: si no hubiese existido King Kong, los japoneses habrían inventado las películas de monstruos gigantes. Ellos fueron los reyes del traje de goma, la maqueta de cartón piedra, las pesadillas mutantes y los tanques de juguete. En los EEUU se obsesionaron con la amenaza soviética y el terror nuclear, y nos obsequiaron a todos con un buen pelotón de hormigas comunistas, abejas comunistas, tarántulas comunistas y comunistas-del-espacio-exterior, todos muy bien alimentados, pero los tiempos cambian. Cuando se percataron de que los cimientos de la civilización, los rascacielos de Tokyo y la 5ª avenida seguían en pie y de que el comunismo se derrumbaba por motu propio, esos entrañables bichos dejaron de dar la lata a los ejércitos del mundo libre. Pasaron los años, llegó la grandiosa década de los 70, y aparecieron los dos grandes monstruos gigantes post-modernos: Tiburón y Alien. Ambos tienen la particularidad de no ser nada selectivos al respecto: les da igual tu afiliación política, te van a comer/babear/mutilar igual. Los monstruos se despolitizan por completo y se convierten en entidades cuasi-abstractas que habitan en las sombras, encarnaciones puras de la depredación que viven tan a gusto en su ecosistema hasta que les toca los genitales el GRAN DEPREDADOR: el ser humano. Eso hasta hoy, más o menos...



Vamos a ser claros: si toda película de monstruos es una peli de héroes, The Host es una grandiosa peli de anti-héroes (y de anti-monstruo, la virgen!). El bueno de Joon-ho se pasa por el arco del triunfo la mayoría de convenciones del género sin dejar de hacer SU película de monstruo gigante. Un tío listo. El bicho se muestra a los 15 minutos (de frente, de lado, de costado, en plano general y el primer plano, TODO), a plena luz mañanera (primaveral, bucólica, nítida, luminosa) en una secuencia que desde ya está en las antologías: esa especie de San Fermines con decenas de coreanos y turistas a la orilla del río perseguidos por una supertrucha con patas quita la respiración. Y después la cosa mejora. El coso anfibio rapta a la chavala. Su familia disfuncional se obstina en rescatarla cuando todo el mundo la da por muerta: el abuelo senil, el padre friki, la hermana olímpica (tiro con arco) y el tío alcoholico. Entonces, poco a poco, la película nos va desvelando al monstruo que (este sí) estaba escondido: la administración política y, digamos, la "versión oficial de los hechos". Y a partir de aquí, lo que era una peli muy divertida se convierte en una peli muy muy divertida... con algo más. Probad a sustituir las palabras "el virus del monstruo" por "armas de destrucción masiva", al científico yanqui (claro, están por todas partes) por algún líder mundial y ya teneis el sabroso pastel alegórico sobre la mesa.


Tengo que reconocerlo ya: aún no he visto Memories Of Murder (la anterior de Joon-ho Bong), pero ya puedo decir que este tío es una bestia audiovisual, que mantiene esa pseudo-poesía tan oriental, esos momentos contemplativos/mágicos que empapan con una facilidad increíble lo más cotidiano (atención a las cámaras lentas, todas geniales, o a la secuencia de la cena...) y que no sé qué coño comen los intérpretes coreanos, pero tienen un nivel sobresaliente, todos sin excepción. Ya lo proclamó Scorsese hace poco a los cuatro vientos: soy fan del cine coreano. Y si lo dice Scorsese...


Entretanto conspiraciones, mentiras mediáticas, carreras, laboratorios, el ejército, vertidos tóxicos, lobotomías forzadas, el cocktail molotov que se me cae de la mano, una niña muy lista, la supertrucha que se resbala con los escalones... delicioso! Todo envuelto con un boogie audiovisual alucinante (¡esas arritmias tan orientales!) y una luminosidad pasmosa. Y la extraña sensación de que, en el fondo, en todo este caos existencial moderno el eco-monstruo sólo pasaba por allí...

PD: atención al enigmático plano final...




CABEZAS:



- LO MEJOR: los brutales cambios de tono: de la calma al histrionismo total, de la comedia absurda al suspense en una misma secuencia...

- LO PEOR: que la hayan vendido como lo que no es, empezando por el trailer

0 vituperios: