Culpables

Golfos

Filmografia

Parque Temático

Visionarios


Hola. Tras unos meses de ausencia Sesión Golfa regresa, efectivamente, con las listas. Como es tradición popular, arrancamos la cosa con LO MEJOR del año que termina, un 2014 en el que servidor no ha tenido una clara aspirante al número 1, ni por asomo, por lo que esta lista ha sido un jodido dolor de cabeza. Doce meses un tanto fofos en cuanto a cine incontestable (excepto HER, que de ser de 2014 hubiese sido la más mejor), pero preñado de un buen número de curiosidades y marcianadas de variado pelaje. Un año tan raro que en vez de 15 son 17, y por vez primera premio ex aequo. Algunas ya fueron reseñadas por estos lares, así que probad a pinchar los posters. En breve seguiremos con la DELICATESSEN y las siempre esperada lista (cuchillos en mano) de LO PEOR. Vamos al lío.


15. HONEYMOON
Brillante opera prima de la cineasta Leigh Janiak, HONEYMOON es una de esas de las que es mejor no saber nada antes de verla. Su primera media hora puede despistar al ávido consumidor de horrores viscerales, pero es necesaria para encarar el resto del metraje, todo un prodigio del "menos es más" que logra inquietar, y mucho, gracias a una pareja protagonista perfectamente construida e interpretada dentro de un trama en la que lo ominoso infecta como un virus la plácida cotidianidad de la historia. El único "pero" es que el espectador con más tablas, quizás, resuelva el enigma demasiado pronto.


14. THE HOBBIT: BATTLE OF FIVE ARMIES
Que si Jackson ha perdido la magia, que si EL HOBBIT es peor que los ANILLOS, bla, bla. No voy a negar que el orondo neocelandés se autocita a cascoporro, pero también es innegable que el cierre definitivo a la Tierra Media destila calidad y sentido de la aventura a paladas, siendo ésta la mejor de las tres por su sabia combinación de momentos épicos con intimistas, algo paradójico en una peli que es, básicamente, una batalla de dos horas y pico donde los personajes encuentran su hueco para respirar y emocionar al respetable. Gracias por el viaje Peter.


13. AUTOMATA
Aunque la han puesto mayormente a parir (todavía algunos esputan "serie B" como un insulto, ilusos), la segunda película del español Gabe Ibañez, sin ser ni mucho menos una obra redonda, tiene los suficientes alicientes como para no dejarla escapar. Cierto es que los referentes son demasiado evidentes (esos que van de Asimov a Arthur C. Clarke, pasando, obviamente, por BLADE RUNNER), pero Ibañez, con una exquisita puesta en escena, una factura técnica impecable y las ideas muy claras, logra elevarse por encima de todos ellos con una película honesta y cálida a pesar de sus aristas.


12. THE ROVER / YOUNG ONES
La primera dupla de la lista arrejunta dos películas post-apocalípticas que juegan a dos manos con los resortes del western clásico de hálito existencial, dos filmes polvorientos, sucios y secos con curiosos destellos cercanos a una ciencia-ficción "práctica" en un mundo desolado, en especial YOUNG ONES, repleta de pequeños detalles bien curiosos. Ambas son películas recias y rocosas, de personajes duros y bien definidos, beneficiadas por un casting excepcional en el que Guy Pearce y Michael Shannon respectivamente (ahí es nada) dominan el cotarro, sin olvidar a un cada día más sorprendente Robert Pattinson post CREPUSCULO, un tipo que en THE ROVER rubrica su mejor interpretación hasta la fecha. Dentro de estos parámetros, THE ROVER tira más hacia el thriller con visos de road movie (ojo al australiano David Michod, que ya nos regaló hace unos años la magnífica ANIMAL KINGDOM), mientras que YOUNG ONES es una personal revisión, como comentaba, del western de colonos y granjeros.  Recomendadas ambas con los ojos cerrados.



11. THE BOXTROLLS
Tras esa obra maestra titulada CORALINE y la estupenda PARANORMAN, la gente de Laika nos regala otra joyita para los anales. En la vanguardia de la animación mundial hoy en día (cuidado gente de Pixar, que os pisan los talones), Boxtrolls triunfa en su fastuoso diseño de producción y en una trama que, aunque demasiado previsible, sabe sacar oro de los detalles más sombríos/delirantes y al cínico subtexto político. Si gente como Eric Idle (Monty Python) o Simon Pegg se han implicado en la película por algo será. Para toda familia con niñ@s inteligentes.



10. GUARDIANS OF THE GALAXY
Que la más redonda y difrutable película Marvel hasta la fecha sea también la primera comedia coral Marvel, y que la haya dirigido (y guionizado) un cretino hijo de Troma ya es, de por sí, motivo para el aplauso. Pero si además estamos ante el mejor blockbuster del año y algo parecido a la space opera perfecta post-Star Wars ya es de traca. James Gunn sabe insuflar espíritu de serie B (o Z) en cada fotograma de esta gozosa fiesta audiovisual de dos horas de ritmo trotón pero nunca apelotonado. ¡¡Rock n´roll!!



09. TUSK
Ultimamente al ídolo indie Kevin Smith no hacen más que decirle eso de "tú antes molabas más", como a Tarantino. Parte del fandom le ha dado la espalda, indignado, justo cuando el bueno de Smith está rodando sus películas más arriesgadas, pringando su sentido del humor de puro cine de género. TUSK bascula entre la comedia indie con mala leche a paladas (of course), el torture porn y, directamente, el esperpento (ese detective). TUSK es pura demencia, amigos, así que no busquéis info antes de verla: lanzaos sobre ella sin paracaídas.


08. LOCKE
Ejemplo de thriller minimal en su máxima expresión, LOCKE sólo necesita un coche, un teléfono y un viaje nocturno en tiempo real para tenerte pegado a la pantalla como una lapa. Eso y la magnética, sobrenatural presencia e interpretación de Tom Hardy, un animal que con esta película adelanta con autoridad a otros guaperas de su generación. A pesar de algunos detalles discutibles y un final algo anticlimático, LOCKE puede ser el mejor thriller del año, sin policías corruptos, justicieros de la vida ni pistolas de por medio. Bravo.



07. found.
Aunque hubo películas muy interesantes en el pasado Nocturna 2014found. se lleva la palma por bruta, incómoda y radical hasta sus últimas consecuencias. Pervirtiendo varias normas del "cine con niño" (a Spielberg le daría una embolia), found. ataca por impregnación y poco a poco se te mete bajo la piel, escarbando en las cloacas de la clase media yanqui (y por ende, mundial), apuntando donde nadie quiere mirar, al horror ético que anida bajo la superficie. Y con un plano y frase final grabado en las retinas para siempre. Para vosotr@s, valientes.



06. UNDER THE SKIN
Más allá del publicitadísimo (y valiente) despelote integral de la Johansson, UNDER THE SKIN es un reto. Sci-fi cerebral sin asideros para el espectador (nada se explica), prácticamente sin diálogos, con secuencias-espejo que se repiten dentro de una narración gélida, Jonathan Glazer planta su película en un punto equidistante entre el cine experimental y abstracto (atención a la intro) y el terror de autor. Aunque algunos de sus logros sean discutibles, sólo por su valentía kamikaze merece estar aquí. Kubrick hubiese aplaudido algunas de sus más impactantes secuencias. Bravo.


05. THE GRAND BUDAPEST HOTEL
Reconozco que la primera vez en pantalla grande me dejó un poco frío, pero su segundo visionado la ha elevado a los altares del año. Wes Anderson sigue en sus trece y firma cada plano de esta hermosura de película con su sello personal e intransferible, con una estética y una composición exquisita sólo al alcance de unos pocos. Con un casting de ensueño, Anderson inunda de melancolía nuestros ojos mientras nos cuenta una fábula sólo amable en la superficie, que esconce amargura y nostalgia a partes iguales. Mayúscula.



04. ONLY LOVERS LEFT ALIVE
Tras algunas películas un tanto chusqueras, autocomplacientes y sí, aburridas, Jim Jarmush vuelve a ponerme cachondo con su particular visión del vampirismo, con una de esas películas con las que conectas o no conectas, simplemente. A mí ha logrado persuadirme, hipnotizarme con estos chupasangres conscientementes demodé, de una exquisitez y delicadeza poética, todo impregnado de cierto aroma a desengaño pero que, albricias, te transmite euforia por estar vivo. Curioso para un no-muerto. Grande Jarmush.


03. THE BABADOOK
Sin duda, una de las sorpresas del año. La directora australiana Jennifer Kent (segunda realizadora en la lista, bien) debuta con un modesto cuento de terror infantil que es mucho más de lo que aparenta en un principio. Jugando con muy pocos elementos, una sensación constante de asedio mental y una precisa iconografía, THE BABADOOK poco a poco va desgranando todo un recital de horrores en los que anida en el dolor, la pérdida, la obsesión y otros demonios cotidianos, activados por una imaginación salvaje. Mucho más Polanski que James Wan. Casi redonda.


02. SNOWPIERCER
Olvidada demasiado pronto, es hora de reivindicar a gritos la mejor película de ciencia-ficción (o no) del año. Bong Joo-ho triunfa sin matices con su semi-salto a las hechuras hollywoodienses con una claustrofóbica epopeya futurista con un pie en el puro espectáculo de acción (sep, los coreanos siguen siendo los putos amos en esto de coreografíar ballets de balas) y otro en la reflexión política. La lucha de clases vagón a vagón dentro de un tren desbocado sin rumbo da pie a un espectáculo cautivador, enérgico, dramático y bello, tan hipercinético como cerebral. Hay que moverse hacia delante.




01. ENEMY / THE DOUBLE
Por primera vez en Sesión Golfa, premio ex aequo y un nº 1 por el que me ha costado horrores decidirme. Adaptaciones (poca broma) de José SaramagoFiodor Dostoievski respectivamente, supongo que están aquí por mi fascinación personal por el tema de ambas: el doble (y porque son dos peliculones, tan distintos como complementarios). Denis Villeneuve ya lo llevaba avisando, y con ENEMY confirma todo su poderío tras las cámaras. Una pesadilla cocinada a fuego lento que hunde sus fauces en el thriller psicológico más denso y lynchiano, abrazando sin tapujos lo onírico, psicótico y existencial, con una innata capacidad para crispar los nervios y desnortar al respetable (sigo flipando con ESE plano final). Mr Gyllenhaal responde al reto con un trabajo soberbio. Por su parte THE DOUBLE tira por la comedia muy negra en un entorno distópico con evidentes hechuras kafkianas, una especie de fábula retrofuturista (¿alguién ha gritado BRAZIL?) que sorprende, mosquea y engancha desde la primera secuencia. Una película sumamente inteligente que también coquetea, incluso, con la comedia romántica más raruna y la sátira social. Richard Ayoade logra armonizar todos estos ingredientes en su peculiar y personal guiso y nos regala un plato exquisito que, sospecho, será reivindicado en un (retro) futuro próximo. Y ese chaval, Jesse Eisenberg, cada vez mejor, oiga. No la dejéis escapar.







0 vituperios: