Culpables

Golfos

Filmografia

Parque Temático

Visionarios

EL MUNDO ES NUESTRO/España/2012
Así, claro y para empezar: EL MUNDO ES NUESTRO, salto al largo de Alfonso Sánchez, es una de las películas más insólitas del reciente cine español, por variadas razones y gozosos resultados. Levantada al margen de los cauces habituales de la ¿industria? (sin subvenciones fariseas y sin televisiones echando su financiero aliento en el cogote), promocionada por las redes sociales y "patrocinada" por un montón de entusiastas anónimos mediante una certera campaña de crowdfunding, retroalimentación que surge, precisamente, porque la pareja cómica formada por el propio Alfonso y su compinche Alberto López (Cabesa y Culebra respectivamente) ya habían dado mucho que hablar en internet. "Contra el terrorismo financiero, expropiación bancaria" es el lema de esta pequeña y rebelde joyita rebosante de frescura,  honestidad, ritmazo del copón, gracejo innato e ideas bien claras. Muestra palmaria de que ya no es necesario pasar por el aro para levantar proyectos, amigos. Con la aterradora realidad social como trasfondo y punto cardinal, Alfonso se rodea de una entrañable troupe de personajes, con un ojo puesto en el mítico dueto Berlanga/Azcona (salvando las distancias, pero ahí está) y otro en Tarantino, sacando el máximo partido a los escasos recursos, con una única localización y, si es necesario, tirando de cualquiera que pasase por la calle dispuesto a ponerse frente a la cámara para aportar su surrealista punto de vista al asunto. Gente común y desgraciada (o a la que han desgraciado), pobres diablos acogotados por las circunstancias y metidos en un lío del carajo, cabrones con pintas y humor negro a toneladas combinado con ternura y humanidad, pura esencia Azconiana, como decía, que tiene el buen criterio de, en lugar de clausurar la historia con mal rollo o desolación, dejar un huequito para la esperanza en medio de todo este caos, esta puta crisis planificada por demonios humanos en la que somos los títeres de un macabro experimento financiero a nivel planetario. No problemo. Cabesa y Culebra están al quite para iniciar su modesta revolución. Cine pequeño pero chulesco y vibrante, cine independiente de verdad, al que se le perdonan todos los desajustes propios de una opera prima. Segunda parte ya.

- Lo mejor: su honestidad e independencia en fondo y forma, desde su gestación hasta su distribución

- Lo peor: le falta un punto de poderío visual y algunas interpretaciones chirrían ligeramente

  CABEZAS

0 vituperios: