Culpables

Golfos

Filmografia

Parque Temático

Visionarios


PROMOCION FANTASMA/España/2012

Tratar de gustar a todo el mundo es un error que suele desembocar en el suicidio. Los términos medios sólo traen mucha pena y destrucción y, sobre todo, oportunidades perdidas. Tener la gran idea pero luego recular para no molestar demasiado es algo que huele a chamusquina. PROMOCIÓN FANTASMA, segunda de Javier Ruiz Caldera es, lamentablemente, todo esto y poco más. Dicho así, parece que voy a destripar la película como una hiena, pero no es mi intención. Esto es más bien frustración. Defensor como soy del buen cine comercial, sólo puedo pensar en esta película como una gran oportunidad desperdiciada. Uno de esos casos de manual en el que una idea brillante acaba derivando en un guión del montón que acaba en una película poco memorable. Comedia fantástica de manual diseñada para el público multisala (nada en contra de esto, oiga), esa GRAN IDEA, un variopinto grupo de alumnos-fantasmas atrapados en un limbo porque no aprobaron el curso, capaces de poseer el cuerpo de los vivos, y que contactan con un profesor que "en ocasiones ve muertos", es tan potente, tan jugosa y con tantas posibilidades que sus autores debieron caer presas del pánico. Porque sólo así se explica que detalles tan brillantes como el chaval que murió borracho, se pasa toda la eternidad vomitando y cuyo sueño es bailar en Pachá se les haya dado tan poquito juego. Siguiendo la moda actual, referenciando hasta la médula los (ahora) mitificados años 80 a la par que las grandes comedias ochenteras yanquis (lo de EL CLUB DE LOS CINCO es más que obvio), el pastiche, sin embargo, no acaba de funcionar del todo por el mecánico desarrollo de la trama (sorry guys: no hay sorpresas) y por decisiones tan extrañas como que en la España de los 80 uno de los personajes vaya vestido como un quaterback universitario con sudadera roja (¿?). Estereotipos sin contemplaciones de los que al final nadie es capaz de sacar brillo (a saber: el deportista, el amigo gracioso, el rebelde traumado, la choni embarazada y la empollona mojigata). La película, que tiene un arranque estupendo, poco a poco va virando hacia algo demasiado fofo, tierno e indoloro. Demasiado blando. Un pudding estimulante que transita por territorios conocidos y que se desinfla lentamente hasta desembocar en una especie de tramo final tope spielbergiano (en el peor de los sentidos), tratando de añorar, quizás, los mejores productos de la Amblin (música incluida, oiga). Una pena que Ruiz Caldera no haya sabido (o podido o querido) insuflar bastante más sarcasmo, más mala leche y mucho más delirio a esta gran oportunidad perdida, apenas en algunos destellos que un servidor sí que fue capaz de vitorear a voces. Quizás, en vez de mirar tanto a las comedias ochenteras made in USA, Caldera debía haber revisado THE FRIGHTENERS, la gran masterpiece del género que Peter Jackson nos regaló hace ya unos años. De todos modos, y en comparación con su opera prima, esa cosa infumable llamada SPANISH MOVIE, esto es puro Bergman.


- Lo mejor: los momentazos que nos regalan los secundarios, en especial el personaje de Joaquín Reyes (a su puta bola) y la delirante secuencia de la secretaria del instituto poseída por el fantasma del borracho tratando de matar una gallina para un rito vudú

- Lo peor: pensar en lo que podría haber sido

  CABEZAS



0 vituperios: