Culpables

Golfos

Filmografia

Parque Temático

Visionarios

En una cosa como PLANET TERROR, los cameos, guiños y referencias se cuentan por miles. Es obligatorio volver a los orígenes, amigos. A continuación, una guía rápida y bastante tóxica de todo lo que hubo antes, todo eso que hace que la película de Roberto sea lo que es (plagios directos incluídos): una absoluta gozada.


1997, RESCATE EN NUEVA YORK (1981) y 2013, FUGA DE LOS ÁNGELES (1996), de John Carpenter




Qué voy a decir yo de un tipo al que tengo por ahí a la derecha calificado como "gurú"... Que no es Carpenter, que es el MAESTRO Carpenter, el tipo más ácrata de Hollywood, el auténtico independiente, el único especialista en terror, acción y fantasía que se ha ganado el respeto del mismísimio (y sesudísimo) Cahiers Du Cinema, sí señor, con un par de... er... retrospectivas en su honor. El abuelete Carpenter, la sabiduría misma de la narración clásica embutida en la serie B más elegante y orgullosa de sí misma. El auténtico gurú que, sin ninguna duda, más veces ha tenido en la cabeza Robert Rodriguez durante el rodaje de Planet Terror.




Lee Van Cleef vs Kurt Russell: duelo de titanes

El mítico díptico protagonizado por Kurt Russell/Snake Plissken es el origen absoluto de Planet Terror, a pesar de que no hay zombies, pero todo lo demás... acción macarra y aire socarrón, tipos duros, ciudad sumida en el kaos, metralletas por doquier, coches ardiendo, grupo armado disfuncional, helicópteros a punto de despegar, rescates in extremis, frases lapidarias para la historia... y el héroe anarkista por antonomasia, simplemente eterno. En Planet Terror, sableo sin pudor de secuencias, planos y música, con esos tonos repetitivos de sintetizador marca de la casa (Carpenter, como Rodriguez, también es músico y también toca en una banda de rock). Después de verlas en sesión doble se tatuarán en la espalda la efigie de Snake, y dirán a todo el mundo en la cola del metro: "No soy Plissken. Llámeme serpiente"... Ouuuuuuuu yeah!!



ASALTO A LA COMISARÍA DEL DISTRITO 13 (1976), de John Carpenter




Por si no había quedado claro: ahora comparen el asedio y los tiroteos del grupejo de infames encerrados en el bar de Planet Terror y la resistencia armada y macarra del grupúsculo de policías y asesinos "liberados" de Asalto... contra las bandas de delincuentes zombificados que operan en las sombras... O esas secuencias corales de gente hacinada en celdas cochambrosas...







TRILOGÍA DE LOS ZOMBIES (1968-1985), de George A. Romero




La noche de los muertos vivientes, Zombie y El día de los muertos, la madre del cordero, la trilogía original del creador de zombie moderno tal y como hoy lo entendemos, devoradores de carne humana en avanzado estado de descomposición con un único punto débil: el cerebro. En Zombie, Dawn of the dead, la 2ª parte, por vez primera vemos tíos y tías (convenientemente patilleros y acampanados, eran los 70) armados hasta los dientes y ametrallando muertos vivientes, el nacimiento de ese subgénero que algunos llaman survival-horror. Y también a un helicóptero triturando zombies... Para más inri, ahí tenemos ese momento en Planet Terror en el que el poli bobo interpretado por Tom Savini es desmembrado y devorado en plano fijo, plagio total de un plano idéntico en el que un militar corre esa misma suerte en El día de los muertos.






TRILOGÍA EVIL DEAD (1981-1992), de Sam Raimi




La transmutación del poseído en un no-muerto caníbal con ganas de farra culinaria. La mismísima definición del pus saltarín y del hachazo como forma de arte impresionista. Si la primera puede llegar a acojonar, Evil Dead 2 y, sobre todo, Army of Darkness, su 3ª parte, se decantan ya por el terror autoparódico y la acción pseudo-medieval, con un tono más cercano a los cartoons de la Warner que otra cosa. Y ahí tenemos a Ash-Correcaminos (sobrenatural Bruce Campbell), el tritura-zombies, el superhéroe definitivo armado con una motosierra en una mano y una recortada humeante en la otra, siempre a lomos de su Cadillac, un tipo que, francamente, no hubiese desentonado para nada en una aparición especial en Planet Terror.




Sam Raimi pre-Spiderman



LOS SPAGUETTI-ZOMBIES (1979-1988) de Lucio Fulci



Un tipo extraño Lucio Fulci, un erudito cinéfilo que trabajó con Sergio Leone pero que luego se dedicó a parir una tras otra copias infames de los grandes éxitos de zombies de la época, su propia pentalogía paralela con su propio estilo purulento, megatóxico y ultraexplícito. Un auténtico guarrete, amo y señor de la amputación en primer plano. Sus películas son aburridas en su mayor parte, faltas de ritmo y con unas interpretaciones infames (esos italianos con pseudónimos yanquis...), pero tiene el extraño don de hipnotizar al respetable con unas atmósferas malsanas, enfermizas y un punto oníricas, eso que llaman un estilo propio. Con el estacazo en el ojo a Tarantino, Rodriguez copia literalmente una secuencia idéntica en Zombi 2 (también conocida como Zombie Flesh Eaters o Nueva York bajo el terror de los zombies), ese celebérrimo plano de "astilla en el ojo"...


uyuyuyuyuyuyuyuy....



LA OTRA TRILOGÍA DE ZOMBIES (1986-1992), de Dan O´Bannon, Ken Wiedenhorn y Brian Yuzna




¡La virgen!... ¿otra trilogía?... Por supuesto, pero tranquilos, es fácil, repitan conmigo: esta es la trilogía paralela apócrifa no oficial (pero autorizada) de la original de Romero, totalmente ochentera, pero esta vez orientada al cachondeo sin prejuicios. El regreso de los muertos vivientes, de Dan O´Bannon (guionista de Alien, por cierto) recoge el legado original de Romero, añade militares, residuos tóxicos y una nube verde radioactiva (clavadito a Planet Terror) pero sobre todo ganas de fiesta. Absurda mayormente, pero muy divertida, aquí tenemos zombies punks, una tía buena bailando en bolas en un cementerio (así cualquiera se levanta de su tumba), embalsamadores con alma de action-hero, lluvia ácida, banda sonora heavy-metal y una acumuluación de gags y chistes sorprendente. Su secuela, La divertida noche de los zombies, es ya directamente una especie de Aterriza como puedas de zombies, aunque algo cansina, repetitiva y con más bien poca gracia.



Levantando hasta a los muertos...




SLITHER (2006), de James Gunn






Toda una rareza. Guionista exiliado de la Troma, con Slither James Gunn perpetra un divertidísimo e inteligente homenaje a las pelis de invasiones alienígenas de los 50. Unas babosas mutantes del espacio exterior se introducen en un pueblucho-tipo de la américa profunda (como el de Planet Terror) y van contaminando poco a poco a la población por vía oral o rectal. Los enfermos sufren una mutación asquerosa que les convierte en masas de carne/látex purulentas hambrientas de carne humana. Las transformaciones varias y el desfase viscoso de Planet Terror remiten directamente tanto a este pequeño clásico moderno como a otras delicatessen ochenteras tipo Society, de Brian Yuzna, o como convertir el supurar en un arte.







CAMEOS y SECUNDARIOS

Ah, los cameos, ese universo por descubrir. Durante los 70 y 80 era normal ver en nuestros subproductos favoritos a actores en decadencia interpretando secundarios bastante memos. Planet Terror no es una excepción. Tom Savini, un genio del látex y los higadillos, el creador del espectacular maquillaje de la trilogía zombie de Romero y de Viernes 13, interpreta aquí al poli tonto (y al célebre Sex-Machine de Abierto hasta el amanecer, ¿recuerdan?). Michael Biehn, el inolvidable prota de Terminator, es el sheriff, y Jeff Fahey, perpetuo de series B y telefilmes casposos, action-hero de saldo, es su hermano, el inventor de la mejor salsa barbacoa de Texas (también le tienen en el falso trailer de Machete haciendo de malo en limusina). El niño que se vuela la cabeza es el hijito de Robert Rodriguez. Tarantino hace de militar cabrón con problemas de erección (y repite secundario en su propia Death Proof, la otra parte de Grindhouse). Fergie, cantante de los Black Eyed Peas, luce escote y nalgas antes de ser devorada en una cuneta y Bruce Willis se lo pasa teta poniendo gesto de tipo duro y recitando un monólogo imposible... ¿alguien da más?


Bruce Willis, a lo suyo


Tom Savini, mago del látex

0 vituperios: