Culpables

Golfos

Filmografia

Parque Temático

Visionarios


HARD CANDY, 2005, Estados Unidos
-DR: David Slade
-PRODUCTOR: Michael Cadwell, David Higgins y Jody Patton
-GUIÓN: Brian Nelson
-FOTOGRAFÍA: Jo Willems
-MÚSICA: Harry Escott y Molly Newman
-REPARTO: Ellen Page y Patrick Wilson, mayormente...





Hoy, con HARD CANDY, nos sumergimos en los pantanos de la (supuesta) polémica. Pero antes de entrar en materia y escalpelo, un aviso: si decides perder dos horas viendo HARD CANDY (Sesión Golfa lo recomienda), quizás la disfrutes más si no sabes absolutamente nada sobre ella... ¿seguirás leyendo?...

... (espacio disponible para publicidad)...


No hay nada mejor que hacer acopio de la sección de sucesos de cualquier medio, escribir un guión al respecto, arrojarlo al mundo y después esperar que el personal se lleve las manos a la cabeza. ¿De que cosa hablamos? Pues de algo tan jodido como la pedofilia y sus redes en internet, plasmado en una peli independiente con vocación mayoritaria. En realidad, David Slade no ha descubierto América, aunque algunos lo quieren hacer creer. El tipo ha decidido apostar sobre seguro, por muy arriesgada que pueda parecer su propuesta. Un guión bien construido, unas interpretaciones (sobre todo una...) muy ajustadas, una elaborada dirección y, sobre todo, un argumento polémico y... voilá!... todo el mundo hablará de tí. Premios varios en festivales (Mejor Película en Sitges, entre otros) y debate encendido (y estéril) allá donde se proyecta. ¿Riesgo? No. ¿Tipos listos con el marketing? Po zí.

¿Apología de la venganza? ¿Oda a la castración?... Soplapolleces. Una de las mayores trampas de la crítica: extrapolar lo que es o lo que hace un personaje a toda la humanidad mundial de similares características. Generalizar para provocar polémica. Cargar de intención una obra en beneficio propio. Una soberana estupidez. ¿Qué pasa? ¿Pensaban Scorsese y Paul Schrader que todos los taxistas de Nueva York eran Travis Bickle? ¿Es Henry el retrato de un asesino o de un parado? ¿Todos los granjeros que viven con su mamá a los 50 años son Ed Gein?... eh, bueno, quizás este no sea un buen ejemplo, pero HARD CANDY es lo suficientemente inteligente para individualizar una conducta "polémica" y no tratar de hacer de ello un paradigma universal, a pesar de lo que dicen y dicen por ahí.



Me muerdo la lengua para no destripar (jejeje) más de lo necesario, pero lo que importa es el resultado, y HARD CANDY es una peli brillante, con sus defectos. La primera media hora es sencillamente prodigiosa, el guión, sólido (con sus caídas tontas, eso sí, tipo "recuerdo aquel verano con mi tía Denise..." cuando nadie recordaría algo así atado a una encimera mientras una adolescente le hurga en la entrepierna con un bisturí), un juego psicológico en el que los roles victima-verdugo se confunden, el depredador depredado, al estilo de la magistral La Huella y, sobre todo, de la también estupenda La Muerte y la Doncella, de Polanski (tipo al que se ataca directamente por su vida personal en la peli, pero del que se plagia casi literalmente algunas escenas... hay que ser más honesto, Mr. Slade...). La dirección, precisa, tan precisa que consigue que lo que podría ser teatro filmado (dos personajes hablan y hablan en un mismo escenario) se convierta en una filigrana audiovisual, usando eso que muchos modernetes de hoy ni conocen y que se llama "puesta en escena". Y claro, ELLA, Ellen Page. Por fin una actriz de 14 años interpreta a una adolescente de 14 años, se mueve como una adolescente de 14 años y respira y habla como una adolescente de 14 años, y no como la tía-abuela de su profe del insti. Casi literalmente, la chavala se come con patatas a su partenaire en la función, con una de esas interpretaciones que marcan para mucho tiempo. Esperemos que siga frecuentando el cine y no una clínica de desintoxicación.

Por último, para los/as aprensivos: tranquilos, la peli no es nada explícita en cuanto a casquería, aunque los espectadores que disfruten de testículos pueden encogerse en algún momento.

CABEZAS:



Lo Mejor: no pierde interés ni un solo minuto. Y la dulce Ellen, claro.

Lo Peor: en el fondo, es bastante superficial.

0 vituperios: