Culpables

Golfos

Busca esa cosa

Cargando...

Parque Temático

Visionarios


Vuelvo de entre los muertos amigos. Consciente de que me salté el 2015, aquí va la lista de lo que considero mejor de este 2016. En breve las DELICATESSENS y LO PEOR del año, como (casi) siempre. 


10. THE NICE GUYS
Shane Black es un tipo curioso: guionista con prestigio que cada diez años dirige, su gusto por el policíaco clásico (eso que ahora llamamos thriller) recorre todo su trabajo, siempre recubierto por una pátina irónica, sarcástica y, a veces, amarga. THE NICE GUYS no es una excepción: imaginaos una peli de los Coen de los buenos tiempos apuntalada por gags físicos a lo Blake Edwards (pensé bastante en THE PINK PANTHER) pero con suficiente poso como para no resultar una simple patochada. Sumemos a un Russell Crowe en estado de gracia y a un Ryan Gosling muy Peter Sellers a ratos. Suficientes razones para reivindicar. 


09. KIKI, EL AMOR SE HACE
Aunque en realidad es un remake de una peli australiana de 2014 (que no he visto), Paco León tiene la pericia de hacer suya en el fondo y en la forma esta historia de parafilias sexuales que tiene la mejor secuencia de créditos iniciales del año. KIKI es una película ligera, vitalista, fresca y profundamente humanista que en todo momento evita caer en lo chabacano o lo sensacionalista mediante un reparto intachable, ritmo trotón y muchas sonrisas (y alguna que otra carcajada sincera). Entre tanta oscuridad y apocalipsis, algo como KIKI resulta un luminoso canto a la diversidad humana que se agradece. 


08. ROGUE ONE. A STAR WARS STORY
El primer spin-off oficial de Star Wars ha sido una agradable sorpresa y la confirmación de que los jefazos de Disney (de momento) están cuidando la saga galáctica como merece. Directores jóvenes curtidos en el cine independiente de género que alcanzan el equilibrio en la fuerza: aportar algo de frescura y mirada propia sin perder las esencias asentadas a lo largo de cuarenta años. Gareth Edwards (MONSTERS, GODZILLA) abraza el cine bélico, minimiza discursos místicos y pone toda la carne en el asador aventurero pero, oh sorpresa, aportando un (necesario) subtexto progresista en el discurso que encaja como un guante con la insurgencia rebelde. Muy bien.


07. AN HOLOGRAM FOR THE KING
De producción alemana, la última peli de Tom Tykwer ha sido injustamente ninguneada, a pesar del evidente gancho de contar con el protagonismo absoluto de Tom Hanks, últimamente hiperactivo y rubricando las mejores interpretaciones de su dilatada carrera. Comedia amarga en el fondo, la odisea personal de un hombre perdido en Arabia Saudí en una situación poco menos que kafkiana resulta una enérgica, anómala y personal reflexión existencial del vacío y la angustia, con cierta pátina onírica, afán de compromiso, ganas de remover algunas conciencias y luz al final de túnel. A recuperar a la voz de ya.


06. KUBO & THE TWO STRINGS
Que Laika es el estudio de animación mainstream con mayor capacidad de riesgo ya no es ningún secreto a voces. Bajo el estandarte del stop-motion, posiblemente la técnica de animación más compleja, KUBO da un paso adelante en dinamismo visual y libertad de movimiento de la cámara, usando técnicas mixtas (3D, 2D, mattes) para configurar una fábula medieval oriental cuyo mayor mérito es la asombrosa atención al detalle y el mimo y cariño artesanal que destila cada fotograma de esta absoluta delicia para los sentidos, que bebe tanto de la ilustración japonesa tradicional como de Kuwosawa. Una delicatessen.




05. DON´T BREATHE
Hay películas que tienen un algo que las eleva por encima de sus competidoras directas. DON´T BREATH podría haber sido un pasatiempo terrorífico de usar y tirar, pero Fede Álvarez la convierte en un juguete audiovisual que es puro cine. Todo, desde la puesta en escena hasta la fotografía (esa iluminación ácida, eléctrica), el ritmo y el sonido, todo digo son herramientas bien cabronas en manos del uruguayo, que tiene un único objetivo: tensar nuestros nervios bajo su batuta, y vaya si lo consigue. Por algo a este oficio se le llama "dirigir". Bravo Fede.



04. THE WAILING
Los coreanos (del sur) lo siguen petando muy duro. Amigos mayormente del thriller urbano hipervitaminado, el bueno de Na Hong-jin traslada la acción a un entorno rural y tiñe la alambicada trama de una sensación de premonición y peligro constante con ribetes sobrenaturales que se mete bajo la piel. Asumiendo que su metraje es generoso, y que los bandazos tonales son los habituales (aquí vamos del drama a la comedia, pasando por el terror... o incluso el western!), la confusión y la capacidad de sorprender juegan a su favor para, a la postre, construir una película hipnótica, extraña, sobrecogedora y, ante todo, muy hermosa.



03. SWISS ARMY MAN
Dicen que lo sublime es hermano de lo ridículo. Esta película lo demuestra con creces. Carne hipster por definición (Sundance forever), las gafapastiles influencias de los Daniels (el dueto que firma la cosa), que a veces rozan la autoayuda simplona, se ven mitigadas por la tronchante, incensante y militante obsesión de formular una especie de comedia existencial absurda, que no hace ascos a lo infantil combinado con lo macabro, fantasía y la escatología en un mismo plano. No es para todos los paladares, pero una peli en la que los pedos de un muerto son parte esencial de la trama hay que verla sí o sí. Algo casi kamikaze.



02. MIDNIGHT SPECIAL
Cuando algún incauto me asalta con sentencias tipo "el cine yanqui sólo son dólares" o "el cine indie murió hace años" (con el tono ese de "tú antes molabas más"), yo pronuncio dos palabras: Jeff Nichols. Con sólo cuatro películas en su haber, este tío ya es uno de los imprescindibles, y con MIDNIGHT SPECIAL finalmente se zambulle en el fantástico, el género de todos los géneros, algo que ya latía en la estupenda TAKE SHELTER. Es momento pues de reivindicar esta elegante e intrigante road movie, homenaje a dos maestros: Steven Spielberg (minimizando sus ñoñerías) y el gran John Carpenter. Segunda muestra de ciencia-ficción maciza del año. Gran película.


01. THE ARRIVAL
Que el señor Denis Villeneuve viene pisando fuerte lo llevamos avisando unos cuantos años (por aquí ENEMY fue de lo mejor de 2014). Con THE ARRIVAL ha confirmado que es uno de los pocos realizadores capaz de moverse como pez en el agua en películas de gran presupuesto sin ceder ni un ápice su manera de entender en cine y de narrar historias. ¿Superproducción de autor? No sabría decir, pero lo que sí sé es que esta película de ciencia-ficción en su sentido más amplio y puro (cuando es una lucha de ideas y no de fuegos artificiales) agarra por las solapas desde el principio, te lleva de la mano con ritmo sedante y tensión contenida y luego, si has sido observador, te suelta en medio de un puzzle conceptual que, oh milagro, no destierra la pura emoción humana, a pesar (o gracias a) una narración fragmentada que se ajusta como un guante al fondo de la cuestión. Hectópodos, posos de café y amor cuántico para la peli del año, seguramente.



0 vituperios: