Culpables

Golfos

Filmografia

Parque Temático

Visionarios

 SECUESTRADOS/España/2010
Otra vez ha ocurrido. SECUESTRADOS ha tenido mucha más repercusión fuera que en la taquilla patria, sobre todo a raíz de los comentarios surgidos tras su proyección en el último festval de Sitges. Parece que seguimos teniendo en esta santa tierra los prejuicios bien armados respecto a lo que nuestros cineastas cocinan en casa, desterrando o ignorando muchas veces películas muy potentes que no han sabido o podido competir con tanta medianía que nos llega de todas partes. Y no, no es un ataque de patriotismo absurdo, es la constatación de que aquí se hace tan buen y mal cine como en cualquier parte del globo. Porque el segundo largo de Miguel Ángel Vivás no tiene nada que envidiar a cualquier producto foráneo de similar concepto, y los hay a patadas. La aproximación al horror del proyecto y de su director es frontal, sin paños calientes, huyendo de cualquier manierismo forzado pero, a su vez, construyendo la narración con un alarde de puesta en escena que, milagrosamente, nunca entorpece el ritmo ni la brutal intensidad de la historia. Apenas seis o siete largos planos-secuencia bastan y sobran para ocupar todo el metraje, coronando el ejercicio de estilo fílmico con un par de escenas a pantalla partida que, por una vez, están justificadas y ayudan al jodido impacto que esta película es capaz de provocar. Un alarde de planificación, interpretación y sapiencia cinematográfica muy difícil de redondear con brillantez que el director acaba manejando como un Scorsese en sus tiempos mozos. Vivás puede estar orgulloso. Aunque SECUESTRADOS está muy cerca de otras propuestas cercanas al género del terror, digamos, sin elementos sobrenaturales (en la misma liga de los dos FUNNY GAMES de Hanneke, por ejemplo), o incluso bordeando eso que llamaron "torture porn", con la diferencia, amigos, de que esto no es divertido. Su director prescinde del dilema ético o la "moraleja" y de cualquier intento de hacer respirar la película o aliviar la tensión, para mostrar el horror humano de frente y con muy pocos asideros para el espectador. Tanto, que sus últimos cinco minutos pueden ser muy difíciles de soportar para una gran mayoría del respetable, pues asistimos a una coda de pura crueldad que rubrica una historia de la que pudimos haber vislumbrado la luz por unos instantes. Agobiante, tensa, brutal, claustrofóbica, violenta, desgarradora para finalmente abandonarse al nihilismo absoluto, se podría tachar al propio Vivás de, en el fondo, jugar con la pornografía de los sentimientos, de no ser más que un agitador sensacionalista. Puede ser, pero yo prefiero considerarle un valiente sin complejos, un tipo al que hay que seguir la pista pero ya. SECUESTRADOS podría ser la hermana de sangre de aquella joyita ya olvidada del horror abstracto llamada LOS EXTRAÑOS, que teorizaba acerca del mal como inercia. Recomendada para el que se atreva.

- Lo mejor: el valiente planteamiento de la película y la coherencia y firmeza con la que se lleva a cabo, y la absoluta entrega de Manuela Vellés a su papel

- Lo peor: los roles "bueno-malo" entre los secuestradores y algún que otro detalle chirriante

  CABEZAS


2 vituperios:

Alexcore dijo...

La disfruté y la recuerdo con mucho miedo y un final realmente épico... je je je

Karba dijo...

Sep, muy angustiosa la peli, y acierta con su manera de ir minando los nervios del personal. El final es tremebundo, sin duda.

Un abrazo amigo.